Ir al contenido principal

Habitación 69



Habría que pensar en amarnos, olvidarnos de las palabrejas humeantes que no hacen más que herirnos. Desnúdate de rencores y falsos motivos combativos que terminan tasajeando nuestros cuerpos de asustadizos niños. Despréndete de esas bellas amantes que dices tengo, que yo haré lo propio: bañarme de confianza para poder vivir en ti, otra vez.
Sí, ahora, olvídate ya de las palabras; que el vino en tu boca las disuelva. Vamos, digámonos todo en besos, que ellos nos reconcilien; para que busquen esa otra oportunidad que nuestra soberbia no nos permitió decir. Unámonos a los excesos del sexo, con la noche derramada sobre nosotros, escapémonos en la luz del orgasmo para cerrar todo este placebo encuentro, que ya mañana, mañana no sabremos nada de nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …