Ir al contenido principal

Beatlenopios

Muy contento porque mi ídolo Harrisonopio, me permitió estar en uno de los ensayos de la banda. A él casi no lo dejaba ensayar porque le hacia muchas preguntas. Y Harrisonopio no decía nada, seguía componiendo, pero el FamacCartney mandó callarme. Retraído y regañado hice lo que se me indicó, pero en un susurro le dije a Harrisonopio que traía conmigo la letra de una canción, para ver si le servía de algo.

Cuando terminó el ensayo, Harrisonopio me pidió el pedazo de papel donde, días atrás, hube escrito la letra de una canción en la que plasmé la tristeza de un cronopio con el corazón roto. Harrisonopio le dijo a FamacCartney que lo siguiera en la batería ya que Ringopio estaba en el baño, pues los tacos que le llevé le produjeron malestar estomacal -Lennopio estaba muy ocupado tratando de entenderle a su oriental esposa, así que estaba distraído-. FamacCartney dijo que no podía acompañarlo porque su chofer ya estaba esperándolo en el auto.

Harrisonopio no le dio mucha importancia al desaire. Tomó su guitarra y el papelito con mis letras, después comenzó a tocar, bueno, al menos eso intentaba él, porque yo no paraba de interrumpirlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …