Ir al contenido principal

El artista




Lámpara en el suelo, luz fugaz envolviendo lo que tenía dentro de ella: se forman figuras, es como si ese charco de sangre quisiera decirme todo lo que fue. El gato sigue mirándome fijamente, tiene rencor, me odia, entiende porqué lo hice, ese gato lo sabe; y trata de camuflarse en la sombra del cuerpo de su amada decapitada, y está en más trozos, pero el torso basta para hacer camaleón al gato: gato en fuga de sí para ser la emergencia, lo dado por lo rojo de la sangre y por el cuchillo que aún sostengo. Inmóvil sigo, el viento ha cesado, ya no se agolpa en los ventanales. Distracción en forma de cartel luminoso de la farmacia de la esquina logra su cometido, pero regreso a ese gato que trata de maullar y se detiene. ¿Me tienes miedo? ¿Te causo terror? ¿Jamás en tu gata vida te habías puesto a pensar que eso que late ahora con rapidez superlativa es tu corazón? ¿Quieres verlo? ¿Ver cómo late, sentir lo vivo en tus patas mientras te corto en pedazos? Y la sangre me busca, encuentra la punta de mi zapato, quiere subir y no puede, prefiere dibujar el contorno de mi pie, marcar la escena del crimen: muerto hablando en lenguaje pictórico desde el más allá. ¿Se rehúsa a verse tal como es o es que quiere agradecerme?  Arte primigenio, brotan burbujas de la sangre, paredes manchadas de mi obra; trazos diagonales y en ondulaciones degradadas como en constante ir hacía abajo dejándose al capricho de la gravedad, y esta hecho. El lienzo blanco dejó de ser materia porque ahora me dice todo, ¡qué expresiones tengo delante de mí! No tiene nombre, esto que acabo de crear no tiene nombre, vaya estilo, ¡vaya estilo! Podría llamarlo “Expresión no-corpórea”. Sí, o no, no sé, mejor que otros lo bauticen. El que crea no nombra sólo hace y yo hago, hice, ¡qué artista! Me deleito en tus formas silenciosas guardadas en ese cuerpo que no es sino el caparazón que hube que abrir para que el arte hablase. Ojalá pudieses ver todo lo que eres, todo tu sentimiento está plasmado en la pared que tenias tan blanca. Pobre de ti, eras incapaz de ver algo en lo blanco, te cegaba su luz, pero ahora yo he liberado el lenguaje, tu lenguaje, y no me lo agradezcas, es por amor al arte, a la obra misma. Soy solamente una herramienta que se deja guiar por entes negros cuneiformes. Sabes, ellos son los maestros, mis maestros, ayer me visitaron, porque ellos me visitan de cuando en cuando, para decirme que es hora de libertar a alguien más. Dicen que fueron amigos de los más grandes pintores de la antigüedad, ¿comprendes? Ellos saben, lo saben todo sobre el arte, me lo han dicho todo, por eso he libertado a tanta gente: soy el Dios vivo. ¡Y qué dichoso soy de haber sido el elegido, un simple mortal, un hombre común al que el arte le llega en forma de figuras abstractas, expresándose en sus figuras negras acabadas! Te das cuenta cuán agradecido estoy: he pasado de ser simple mortal a ser deidad; y tú debes estarlo de igual manera. Sin mí no habría esto, sin ti tampoco.

Se ha ido el gato, se perdió, no importa, no tiene nada que decir, no había nada en él, poca pintura en su interior, por eso, más bien por eso, no me importa. ¡Claro! Qué podría expresar con tan nimio cuerpo de gato, ¡por favor! Está todo bien, no hay nada de qué avergonzarse, te has desnudado ante mí, ya todos podrán ver lo que eras, tranquila; cierra los ojos,  ¿no puedes?, ¿te ayudo a cerrarlos? Bien. No sufrirás más, ahora eres libre, he ayudado a tu decir y tu ser ha hablado a través de mi arte. Media hora más y estaré listo para descubrirme en mi expresión, en lo que soy; mi verdadero yo a punto de ser dicho. Y tú eres la pieza final de creación artística para que logre llegar al otro lado, al encuentro de mí y de ti, lo que somos ¡qué orgasmo poético!

Periódico tirado en el piso, el gato escondido debajo de la cama, los vecinos haciendo su escandalo matinal. Un bebé llora a lo lejos, los chihuahueños del hombre solitario de enfrente ladran, el tráfico comienza a dar signos de su renacimiento, manchas de humedad en las paredes.

En el interior del departamento una sierra eléctrica arrojada contra la pared dejó su marca, un cuchillo a mitad del pasillo con el filo manchado de victimas. El olor de la sangre emana por cada poro de la estancia. Se escuchan sirenas, rechinido de llantas, las escaleras se cimbran ante la marcha del pelotón. Los vecinos salen y se preguntan que habrá hecho esa pareja de recién casados como para tener frente a su puerta a todo el cuerpo policial. La puerta del departamento cae herida, rastros de sangre brotan por su rectangular forma. Empuñando la justicia en sus manos, las leyes, entran a la habitación principal y ahí está al que buscan. Del techo resbala sangre, ésta cae sobre la frente del artista que está con la sonrisa enferma y la mirada que se ha anclado en la techumbre: tórax abierto cual armario con su arte escupido al techo. El hombre de gabardina y placa asiente confirmando que es su hombre, el “artista”; de la habitación de a lado sale un grito con voz azulada avisando que hay otro cuerpo, igualmente mutilado y con su coagulada sangre detenida hablando en las paredes.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles