Ir al contenido principal

En una madrugada cualquiera

A solas, de madrugada, déjate engullir por lo negro, baja el ritmo cardiaco, oculta la luna cerrando las persianas o recorriendo las cortinas de tu habitación para que de ella nada sepas. No te preocupes: los vecinos duermen, la calle deambula para sí misma y es muda ya. La vida deja de fluir, no existe, no como la conoces, no en cuerpos y movimientos… espera. ¡Quédate quieto y cierra los ojos y no pienses en nada…! Lo vas a escuchar te lo aseguro, solamente quédate sentado o de pie pero inmóvil, recuerda que él es tímido, resucita cuando duermes, y es que sale cuando te ve quieto y con los ojos cerrados, ¿ves por qué debes engañarlo? Para él no existe el tiempo, así que no desesperes, aguanta, ya te vio, eso seguro… Puede estar detrás de ti, descifrando tu lenguaje corporal, no mires, aún no. Déjalo creer, engáñalo. Podrías sentirlo si quieres, puedes imaginarlo en tu habitación, caminando despacio, su figura negra y espesa confundiéndose contigo y con todo. La madera truena y es que es la energía que despide ese ente que te conoce porque desea algún día tenerte. ¿Escuchas? Fueron pasos, leve sonido de pisadas, no te preocupes, quiere decir que está confiado porque te sabe dormido, lo has engañado. Es muy posible que escuches como si te hablara, un vago sonido sale despedido de esa masa negra que está contigo, te habla por tu nombre, te dice tu nombre en un susurro que puedes sentir en tu oreja; los pelos se te erizan. Y eso ya quiere tocarte, no tengas miedo, no te muevas aunque sientas que roza tu hombro. Ignora los ruidos que se escuchan en otras estancias de tu casa. ¡Es enorme!  ¡Tiene que encorvarse porque el techo no le permite erguirse! Los perros de toda la calle ladran desesperados como avisándote que estás en problemas, porque has caído en cuenta que debías dormir y no estar jugándole al curioso haciendo esto.
Ya es tarde y es tiempo. Lentamente abre los ojos, deja que las pestañas hagan de escudo, mira al frente, ellos difícilmente se colocan frente a su presa, pero está ahí, junto a ti, ¿ves? Míralo de reojo está a un lado de ti, te ve, lo ves y es cuando estás por terminar de leer esto y de reojo aún sin despegar la vista de estas letras pero sintiendo al ser cerca de ti -al que no voltearás para verlo porque si lo haces no lo verás- y desde esa rendija por la que puedes mirar a los lados cuando estas viendo al frente, lo lograrás ver. Y es cuando te das cuenta que eso te sabe vivo y tu lo sabes muerto. Ahora ya sabes que aquellos ruidos y sombras o cosas que veías y que negabas o lo atribuías a la casualidad, en realidad son producto de ese que allí habita.

Pero no te preocupes,  piensa que cuando te sientas solo y triste, o cuando estés en esas noches de aburrimiento y de insomnio, ahí junto a ti estará por siempre el ser, el muerto, el espíritu, el descarnado ¿el demonio?



Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles