Ir al contenido principal

Inicio del cuento "Tertulia" que integra Par de Cuentos



Tertulia                                   

Al anochecer, bajo el crepúsculo de la noche, Robles se resguardaba entre los eucaliptos, entre los pasillos flanqueados por jardineras repletas de rosales; acompañado por las siluetas oscuras que acostumbran pegarse a las paredes; escuchando risas en la lejanía, con el acompasado sonido de los motores en medio del tráfico. Detrás de un cedro, sale una pareja de enamorados, todavía con los besos resbalando de la comisura de sus labios. Los perros filiformes siguen en su búsqueda incesante de comida. Los faroles incorruptos comenzaban con su rutina diaria, alumbrando a Robles que ya camina, despacio, con sus ojos clavados en la esquina de la calle Traveler; mira su reloj, sabía que a quien esperaba, debía salir en cualquier momento. Anhela verlo salir a la calle, indefenso, inerme ante lo que solo Robles sabe que pasará, ignorando que esa noche, para el que espera, sería la última.

Robles fuma un cigarrillo en la contra esquina de la calle Traveler. Las luces de los autos que avanzaban por la ancha avenida, alcanzaban su chamarra de piel negra, no le importaba, tenía estudiado a detalle su plan: había pasado varias noches sin dormir, pensando en qué rutas debía seguir su víctima. Cuál sería el mejor escondite. A qué distancia debía estar para no ser descubierto. Se había hecho a la idea de que debía ser muy paciente aún cuando los minutos y las horas tocaran a la puerta de la desesperación, él debía continuar sereno, desprenderse de la ansiedad, del miedo, de las arcadas que le dan de vez en vez, cuando se deja poseer por el nerviosismo. Ahí estaba Robles, recargado sobre la pared con una mano metida en el bolsillo de la chaqueta de piel negra, y con la otra se llevaba a la boca el cigarrillo. Debió mirar el reloj unas cuantas veces, parecía como si su plan tuviera fisuras, como si esas noches de preparación se hubiesen hecho polvo en el primer paso. De pronto, la puerta del viejo edificio de la calle Traveler se abrió, una sombra salió y se quedó un par de segundos en la puerta, giró la cabeza de un lado a otro y se puso en marcha caminando por la acera, despreocupado. Dio vuelta en la esquina norte y Robles esbozando una ligera sonrisa nerviosa, hecho andar, cruzó la avenida corriendo. Una vez en la acera de enfrente -no sin antes haber esquivado un par de autos-, caminó aprisa. Pasó por la puerta del edificio de donde había salido la sombra y rosó con sus dedos la puerta de metal azulada. Robles dio vuelta en la esquina y vio a su víctima, andando con la cabeza levantada, metros más adelante. Era una calle muy congestionada de gente que estaba desesperada por llegar a sus casas, tomar un buen café, meterse a la tina o ver un poco de televisión. La estación del metro estaba en la calle sobre la que iba el objetivo, así que Robles podía pasar desapercibido entre la multitud –era hora pico, la gente iba y venía apresurada-. Su víctima era una presa fácil: parecía que no le gustaba la gente porque caminaba debajo de la acera, a pocos pasos del tráfico, así que era relativamente fácil seguirle el rastro; era el único que iba bajo la banqueta, sobre la avenida, junto a los autos que pasaban muy cerca de él. Robles apenas terminaba de quitarle el último aliento al cigarrillo e inmediatamente después como si el oxigeno nicótico se le agotará, encendía otro cigarrillo que sostenía con los dientes. 

Descarga Par de cuentos para seguir la trama:
https://hotfile.com/dl/166214581/75c55e0/Par_de_cuentos.pdf.html
O lee Par de cuentos en línea:
http://en.calameo.com/read/0009242513fba2d9be605

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …