Ir al contenido principal

Te beso en un recuerdo difuminado

Eres un recuerdo tan vago; incapaz de formarte en mi memoria. Tu rostro no termina por ser claro, como si fueses un ente difuminado. Unos ojos que no acaban por dar color. Pestañas que sobresalen por su negrura; tu boca la recuerdo vagamente: dos líneas muy delgadas hacían de labios, tu nariz es tu rostro y el cabello castaño termina por cubrir tu recuerdo. Lo lacio de tu cabellera se me presenta de espaldas a mi mirada, a mis ojos que te contemplan cuidadosamente, no saben si fuiste real, no saben si eres lo que en verdad decías ser. Tu nombre aparece sobre tu cabeza y por eso te reconozco y entiendo que el daño esta hecho, pero quiero recodar los buenos momentos, aunque en mi infortunio, solamente te encuentro en la indiferencia de tus actos, y es como si lo hicieses a propósito, como si con ello tu recuerdo se perdiera entre otros. Después, juego a las palabras y trato de resolver el crucigrama. Deseo encontrar en mi memoria, las respuestas que tu falsedad se ha negado a develarme. Escucho el ruido de los hielos cayendo en el vaso que espera el whisky. Me vuelvo hacia ti y veo tu figura degradada en colores pasionales; miro cómo tu lengua se asoma divertida, bromista, seductora. Lo mio es rememorarte en partes, y trato de armarte para generar a una mujer que sé que eres pero al construirte en la habitación de mi memoria solamente se atisban partes de un cuerpo bello que es el tuyo: te quedas en eso, en partes. Eres el remanente de una figura quebrada al choque con mi anhelo de verte. Y me esfuerzo en dibujarte desde los pies, pero tus palabras me desvían; una digresión a lo que pudo ser: tu y yo tomados de la mano caminando por algún bulevar y te beso, beso el recuerdo de tus labios, paso estos sobre el contorno de los tuyos, ahí se forman, se detallan, se estilizan, y es acercarme y sentir cómo contienes la respiración, lo esperas porque me atraes hacia ti, pero justo cuando te siento cercana a mi boca, las dunas carnosas que tienes por labios se achican, se esconden, se refugian en tu misterio; en el misterio aún no develado del porqué de tu indiferencia.
Me quedo en la despedida, ahí me estanco y no quiero irme. No quiero subirme al tren. Quisiera regresar y tomarte de la mano y no dejarte ir, y darte los besos que deseabas en tu interior, pero ni en mi memoria lo logro, ni en lo onírico te logro. Es magia el no poder dar luz a tu rostro; es un hechizo maléfico; es arte oscura el no poder besarte ni en un sueño. Y el tren parte conmigo, lamentando lo que dejé de hacer. Sabedor de los errores cometidos pero creyendo que no seria la última vez que te vería. Ahora la nostalgia me abofetea y me muestra que por confiado, ingenuo, poco previsor, te he perdido en la remembranza inconexa de esa tarde. Estoy impedido de regresar el tiempo, ni tu partida se sostiene en mi mente: ha sido erosionada de mi interior afligido. El último adiós fue un beso, frio de parte mía y así de fría fue tu despedida; despedida sin palabras, palabras que se quedaron anudadas en tu garganta y en la mía.
Es el adiós este recuerdo vago que no termina por serlo, esta búsqueda de un por qué, aunque la respuesta es tacita: es todo y nada, es lo que pudo ser y lo que no fue, es el infierno y el cielo, es mi boca y tu boca y nuestros cuerpos deseándonos, pero a fin de cuentas no fue nada, y ahora, bajo del tren y me pierdo en la multitud que nada sabe de nosotros.

Comentarios

  1. Muy profundo. Me ha encantado sobretodo, el último párrafo. Saludos

    http://silviaag.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y comentar este relato. Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles