Ir al contenido principal

Súplica

Es natural tener miedo ¿No lo crees…? Sí, después de todo quién se atrevería a tacharme de poco hombre al verme llorar aquí.
Es difícil asimilarlo, ¿sabes? Más cuando pienso en todo lo que puedo hacer todavía o podría hacer, más bien dicho, si no estuviese aquí metido con esta marca en la frente. Solo somos un número, dejamos de ser seres humanos. Al llegar aquí nos convertimos en cifras, digitos que caminan que poco o nada hablan. Apenas y hacemos ejercicio una hora diaria para desentumir los músculos, ya sabes. Comemos por esta maldita costumbre que tiene el cuerpo de pedir alimento para subsistir, y eso es lógico cuando vives, pero ¿aquí? Para qué comer si no vivimos. Mira, hace no mucho tiempo pedí un cuaderno y un lápiz, ya sabes, para distraerme, escribir algo o dibujar, que sé yo. A ver, ¿qué les costaba darme eso? He estado aquí por 8 años, mi conducta ha sido impecable; nunca le he faltado al respeto a nadie, precisamente para ganarme algo como un lápiz y un cuaderno, pero, bah, me lo negaron como tantas otras veces. Es duro, hombre, es realmente duro solo ver paredes blancas, vacías, donde el frio se posa y resbala hasta alcanzarme en este camastro pétreo. La noches son difíciles. Es complicado dormir, el sueño se desvanece al toque con mis retinas; duermo por ratos, sintiendo a la soledad carcomer mis huesos; recuerdos que se comen mis esperanzas de salir de este lugar. Ahí es cuando me arrepiento de lo que hice. Toda mi vida desapareció frente a mis ojos el día en que vi su sangre salir por su garganta. Perdí la cabeza, hombre, perdí la cabeza; no supe controlarme, y yo la amaba, la amaba tanto, pero es que en esos momentos cuando la ira se apodera de ti, dejas de ser tú, ¿me explico?, o sea pasas a ser como un autómata, como que te ponen en modo asesino, y entonces le corté el cuello con el cuchillo a mi amor; al amor de mi vida. Pero ¿sabes qué es lo peor? Ese día también asesiné a mi alma.
La vi morir mientras sostenia su cabeza evitando que quedara colgada hacia atras. Vi mi rostro ensangrentado frente al espejo, ya no me reconocí, perdí el brillo en mis ojos; arrojé el cuchillo al piso y me hinqué, la abracé, llamé a una ambulancia, quise reanimarla… Cuando la policía llegó no pude decir nada, no hablé en varios meses, rechacé mi derecho a tener un abogado, el jurado no tardó ni 5 minutos en encontrarme culpable. Cuando me dictaron sentencia el juez me miró y dijo: “Este tribunal lo condena a muerte; permanecerá en una prisión de máxima seguridad hasta la fecha de su ejecución”.

-¿Cuál será su última petición?- Preguntó el reportero que veía al condenado a través de un cristal.

-Mi petición, antes de que la aguja se clave en mi brazo, será a Dios. Suplicándole que me permita ir al paraíso donde esta ella, tan sólo unos minutos, para pedirle perdón y entonces poder vagar en paz, en las profundidades de la oscuridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles