Ir al contenido principal

Singular personaje

Al despertar, después de haber pasado el sueño de la expulsión, veo las arrugas en su rostro, pliegues que bajan por sus pómulos; en su frente: surcos, tal vez, por el ir y venir de pensamientos que durante mucho tiempo lo han marcado. Han dejado su huella para la posteridad. No sé, pero según me han contado, por eso los animales no tienen arrugas en la frente: “Es que ellos no piensan y como no piensan pues no tienen surcada la frente” -decían las arriesgadas-. Pues sí, puede ser, y bueno, tampoco me creo todo lo que dicen las que se arriesgan, las que van más allá de lo que podemos ver. De cuando en cuando veía cómo se internaban en dos túneles oscuros que bajaban como en tobogán, eso decían, que bajaban como si fuese un tobogán, y que ahí conversaban con dos cosas redondas, como esferas. En ese momento no sabía qué era una esfera, pero las arriesgadas siempre terminaban aclarándolo todo.
Las arriesgadas siempre tenían una respuesta, pues nos platicaban que esas esferas conocían el exterior como la palma de su mano. ”Son, esferitas, o sea redondas” decían las arriesgadas…¿Una cosa redonda? La verdad yo no entendí hasta que, una de ellas, me señaló a una de mis compañeras, me dijo, mira, ella es redonda y es como una esfera, pues así son las que nos platican cosas…La explicación, según yo, fue clara, y ahora que tengo este rostro frente a mí, veo dos cosas redondas en su cara, supongo que esas son las que le cuentan cosas a las arriesgadas. Son extrañas, siento miedo, porque se me acercan demasiado.
Aquí no puedo moverme mucho, las arriesgadas me advirtieron que era normal, que una vez afuera, no podría moverme cómo lo hacía allí dentro, y que sentiría una incertidumbre enfermiza, hasta que llegara el momento de pasar a la última etapa que dicta nuestra naturaleza.
Las esferas se acercaron más, estaban como escudadas por dos piezas, igualmente redondas pero transparentes; al tiempo que otra pieza, oblonga con una punta negra, se acercó tanto a mí, que sentí un escalofrío; pero la punta se desvió, y se posó encima de mi curvatura, dejando una mancha alargada muy pequeña. Miré a mí alrededor. Vi a infinidad de amigas mías: redondas, alargadas; otras como yo, casi esféricas si no fuera porque en vez de que, una de mis puntas terminara por cerrar la esfera, se ha metido en medio de mí. Otras que están aquí, son muy raras de ver: tienen dos líneas horizontales, una arriba y otra abajo, en medio lleva una línea más, pero en diagonal que sirve para unirlas; también veo a las alargadas con copete, las onduladas, en fin ¡Es maravilloso! Todas se mueven, todas están descubriendo el mundo, así como yo ahora. Todas nos miramos y temblamos. ¡No lo puedo creer! Vaya, esto es en verdad la vida, y ahora soy parte…

Cuando el viejo terminó de escribir, y con un punto marcó el final de su relato; las letras se entrelazaron, dejaron de moverse. Sintieron cómo la historia recorría sus líneas. Una historia creada por ellas, por las maravillosas letras que ahora descansan sobre el papel. Completando su última etapa: la inmortalidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles