Ir al contenido principal

Berenice

Edward atisbó su inocuo estudio en las profundidades de su morada, al tiempo que una elegía se contoneaba en su mente, esperando salir a la menor provocación. Giró la perilla y entró en la habitación. El olor a papel y tinta lo llenó de gozo; frente a él, un escritorio desgastado, malhumorado por su falta de aseo y su uso esporádico. Tocó suavemente el mueble, pasando las yemas de sus dedos por encima del negruzco escritorio. Encendió la lámpara de pantalla diáfana. Miró a su alrededor flanqueado por estantes tapizados de libros; solapas que mostraban nombres de poetas, cuentistas, novelistas, ensayistas y hasta uno que otro inexorable filosofo. Se acercó a uno de los estantes y sonreía mientras miraba a Kipling asomarse, a Hemingway tratando de pescar a un pez espada; se detenía en Shakespeare y su tempestad cubierta con un halo de misterio. Mas adelante, creyó ver, entre la sombra que dejaba la luz, un hálito: era Poe y su Bon-bon, su plática nocturna con el demonio.
Él se sentía vivo de nuevo, al mismo tiempo que parecía crepitar la máquina de escribir cubierta de polvo. Jaló la silla de madera deslucida y se sentó; sus dedos candorosos se movían despacio, desentumiéndose, esperaban que la historia los sedujeran. Que lo barroco llegue al vértice de su materia y poder empezar la historia que carga sobre sus hombros el insomne Edward.
El trotar de las teclas desencadenó en una melodía que sólo los libros que flanqueaban a Edward, disfrutaban. Sus ojos entraban en la hoja que el rodillo hacia subir lentamente; no hay prisas, no para Edward, no para el que escribe. Se toma su tiempo, goza el hecho de sentirse libre, de poder echar a volar la imaginación; ya la elegía ha quedado soterrada en las profundidades del olvido. Ahora, es una mujer a la que describe con delicadeza, con suavidad. Edward aguarda a que el adjetivo le haga justicia a la mujer que describe, al rostro estilizado esculpido por la aurora que se mece en el firmamento. De cuando en cuando Edward se detiene, se toca la barbilla y siente que está pariendo una barba ínfima pero continua sin darle mucha importancia, y es cuando esa mujer -su creación- de moceada mirada lo atrapa, lo desnuda, y lo invita a describir sus curvas, sus pechos y caderas, sus piernas barnizadas en bronce y tierra de Cómala. Y Edward, completamente seducido, cae a sus pies de la mujer que ya lo besa y lo invita a su habitación, pero Edward se detiene porque busca en un cuento de Cortázar la respuesta; busca en París, un cuello de gatito negro y en éste una salida; una posible muerte anunciada gritada por el apellido Márquez. Pero no será así... Cortázar duerme en las profundidades del estante, cubierto por los muertos de Rulfo.

Edward se desborda en adjetivos cargados de nuevas esperanzas, de riachuelos desbordados en pasiones oníricas, y descubre entre las sombras unos anteojos y con ellos entra a la habitación de ella, de Berenice, le dice que se llama Berenice, le ha dictado el nombre y él lo escribe y es muy tarde porque la puerta se cierra. Edward se toma la barba con la diestra a la altura del pecho y sus parpados se van desahuciando sin notarlo. Él sigue escribiendo, y el barroco lo domina, el adorno de palabras enarbolan su ego, y es el tiempo de tirarla a la cama y entrar en el sexo de Berenice que ya grita y ríe socarronamente, mientras ve como los ojos nebulosos de Edward se marchitan, y la cabeza de éste cae sobre las hojas, deteniendo la marcha de las letras, dejando que lo cano de su cabello, cubra parte de lo negro del escritorio. Sus labios surcados por el olvido entreabiertos. Su mano marchita espolvoreada en años queda sobre un nombre, el nombre de la mujer que no pudo tener ni en su propia historia, ese nombre ambiguo, un nombre que también llora Dante, pero que Edward no puede buscar en el paraíso porque Berenice se quedó en su elegía advertida que no dejó exponerse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles