Ir al contenido principal

Nostalgia


Hace muchas noches que el frío me ha arrebatado el calor de tus brazos, el color verde jade en tus ojos quitaba la mascara que me ponía cada que salía a la calle. El gélido soplo del viento ha congelado tu caminar seductor, y el choque de nubes negruzcas han bañado nuestros cuerpos intentando borrar lo que fuimos. Escucho a Chopin y a su piano que genera armonías que acarician mi alma, como sintiendo tu mano de moceada textura; pasando por mi pecho y mi rostro: caigo seducido como todas las noches ante tus caricias y mis ojos se cierran para sentirte más cerca. Nuestras bocas se yuxtaponen y los labios se aferran a sentirse; tu boca que se aleja de la mía y se desliza por mis pómulos; la respiración que es la tuya, toca mi oído, y dices que debo dejar de guardarte luto. Han pasado ya 3 años desde mi partida, me has dicho, como pidiendo al olvido que recoja a este que te sufre. Besas mi mejilla y es ahí cuando dejo de sentirte. Abro los ojos y lanzo un no tratando con ello detenerte,  pero mi súplica, incapaz de encontrarte, se adentra, una vez más, en el oscuro laberinto de mi negación por no tenerte.

Comentarios

  1. Maravilloso, querido Juan!!!! Tus letras han transmitido esa sensación que lo invade y lo atrapa en su nostalgia. Felicitaciones, me encantó!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Diana, por comentar! ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Precioso, Juan. Un bello cuadro de amor lleno de pinceladas nostálgicas. Espero que sólo se trate de ficción literaria.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus comentarios. ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …