Ir al contenido principal

Noche amarga


Hoy la noche me sabe amarga. El calor de verano se ha quedado afuera de la puerta de mi cuarto. Aquí todo es programas de televisión con risas grabadas; musicales perdidos en el limbo del mal gusto. Un libro sobre la mesa con el separador en la pagina 15 y de ahí no quiero saber más nada. Esta noche me duelen los labios por saber que no te sentirán. El teléfono sin sonar, y lo veo con coraje al intuir que no repicará. Hoy el sonido de mis pasos me molesta; la madrugada la siento sobre mis hombros y ni yo puedo conmigo mismo: no me tolero. Golpeo las paredes, y lanzo la lámpara que ilumina mi rabia al piso; grito, maldigo y desconozco al mundo. Reprocho por lo que fue y será; busco quien me la pague: mis emociones se encuentran y se enfrentan encarnizadamente hasta la muerte. Los por qué flotan en el ambiente cerrado y confuso de mi recamara. El viento azota las ramas de los arboles contra mi ventana, el perro se esconde debajo de la cama; las voces me dicen que la mate; las palabras retumban en mi cabeza, mutan en imágenes de una mujer lastimada por mis manos, y el auricular ya está en mi oído; los ojos saltones enrojecidos; la lengua humedeciendo mis labios. Las palabras afiladas escurriendo recuerdos sangrantes, están listas para salir disparadas al escuchar la voz de ella. Y ahora soy la ira hecha carne, la muerte son mis manos, la voz es mi herramienta, las palabras el cuchillo con el que te destazo al escucharte, y cuelgas, me dejas con la cólera royéndome lentamente. Y las ganas de destruirte se pierden al jalar el gatillo del arma que llevaba tu nombre. 

Comentarios

  1. ¿Qué tendrá la mente que a veces nos juega esas malas pasadas?
    He llegado aquí desde el Face.
    Bonito rincón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar