Ir al contenido principal

En un rincón de la galaxia


Era la estrella más lejana de la galaxia, solitaria, añeja. Su posición era envidiable: podía ver desde allí todo el funcionamiento del sistema solar; tal vez, por eso escogí  este lugar para quedarme, para simplemente observar y no moverme. Es solo el quedarse sentado sobre las frías rocas de una estrella avejentada de la que no espero tomarle cariño ya que pareciese como si se quejara y en cualquier momento pidiera clemencia y se dejase morir, dejándome a la deriva. Hace un frío terrible, pero me lo aguanto, el espectáculo que se avecina dicen que es imperdible… No lo creo, yo les dije que, siendo un planeta habitado, era imposible que se autodestruyera; pero aquellos necios me han dicho que sí ha ocurrido: “es raro, muy raro, pero ha pasado. Los ancianos dicen que ocurrirá de nuevo, en la galaxia de un sol, en el universo más joven, en el planeta menos evolucionado…”. Espero sea cierto, desde aquí veo perfectamente los océanos azulados de ese planeta, cubiertos en algunas partes por un manto blanco. Este mundo es tan pequeño que me es imposible imaginar que allí algo pudiese tener vida, en fin. 
Según la rotación de ese planeta debe estar cerca su final, creo que hasta acá no me llegarán partes de ese astro… esperó que no, porque si llego golpeado a casa, sabrán dónde estuve y eso sería terrible: no me dejarían salir en muchas lunas.

Comentarios

  1. Excelente Juan, todo un relato que nos trasporta a un firmamento llenos de estrellas... he disfrutado con él, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Atrapante relato, Juan. Lograste que te viera allí, en aquel recóndito planeta, observándolo todo.¡Cuídate y trata de esquivar los golpes! Sería una pena que en casa descubran "tu escapada" y ya no te permitan salir...Felicitaciones y un beso grande!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Nuria, muchas gracias por comentar y visitar mi blog.¡Saludos!

    Diana, ¡los esquivaré! Gracias por visitar mi blog y comentar este texto. ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar