Ir al contenido principal

Eterno seductor noctámbulo


Las cortinas de las ventanas se contoneaban por el viento. Ella, recostada sobre la cama, cubierta por la sábana blanca que caía rendida en su cintura; me esperaba sin saberlo. Sus pechos seductores, escondidos detrás de la blusa de arrugada forma. Su boca entreabierta; el sonido de su respiración me buscaba… El castaño cabello recostado sobre la almohada, haciendo formaciones como de cuchillas afiladas para ahuyentar al que osara entrar en sus aposentos -ante él, las puntas del cabello pierden la valentía-, y sus parpados cubriendo sus ojos almendrados. Toco suavemente sus mejillas, se queja, pero no abre los ojos; las piernas de ella se mueven por debajo de las sabanas… De pronto se queda quieta. El viento me acompaña y me empuja a sentirla en la apacible noche donde todo me pertenece y puedo ser yo. Su piel delicada, blanca que resalta entre las nubes de donde fui expulsado y zaherido. Los labios de ella los toco con mis dedos, la luna se esconde, la ventana se cierra y detengo el tiempo. Aparto las puntas puntiagudas de cabello con mis dedos filiformes hasta que el cuello de la dama queda expuesto. Abro mi boca, mi naturaleza se expone. Pronto sabrás lo que soy; te lo prometí la noche anterior donde suplicaste mi amor para toda la eternidad -entre el suspiro de la joven y el sonido de su gabardina doblándose, entraron sus palabras envueltas en susurro-. Juré llevarte conmigo y esta noche se cumplirá tu deseo…-le dijo al oído-. Clavé mis marfiles en su aromático y tierno cuello: se queja; pero no despierta, no puede. No lo intentes -la sangre escurría, dejando un sinuoso camino de eternidad; bajando hasta perderse entre su blusa y los pechos de Leonora-. Sentí su cuerpo siendo arrastrado por mi sangre y la de ella en mis adentros… No desesperes, ya esta hecho -le dijo. De la boca del seductor escurría la vida de esa mujer-. Me aparté del cuerpo de una mujer irreconocible, ahora su piel estaba pegada a sus huesos y en sus ojos no había nada; en sus labios solo arena. Sus cabellos grises, marchitos. Su piel arrugada y seca. Ya esta, Leonora. He cumplido… ahora vivirás en mí: eternamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …