Ir al contenido principal

M, López, Carrasco y el señor

Reporte Especial desde el lugar de los hechos.

Transcripción de la conversación que pudo escuchar el reportero López que, gracias a su astucia y sigilo, logró colarse en el interior de la cueva donde el loco de atar (M) yace desde hace algunos días.

-Deje de escribir, Carrasco, y dígame, ¿ya se descubrió que tiene el sujeto?

-Sí, señor, el sujeto M tiene… tiene…

-¡Qué tiene! ¡Escupa!

-¡Gripe!

-¡Dios mío! ¡Pero eso no tiene cura!

-Correcto, señor.  

-¿Fase?

-Fase zombie, señor. El sujeto dejó de pensar; persiguió a todos nosotros y estornudó en nuestras caras.

-¡Qué horror!

-Eso no es todo, señor: poco antes de que eso ocurriera, M no se cansaba de pedir una pluma y una hoja en blanco, porque el pobre infeliz quería escribir.

-¡¿Eh?! ¡De la nada quiso escribir!

-De la nada, señor.

-¿Y qué quería escribir?

-Lo que fuera, señor.

-¡¿Lo que fuera?!

-¡¡¡Achuuuu!!! Perdón señor. Le decía que sí, lo que fuera…

-Pero… pero, entonces ¡hay que matarlo! ¡Se desatará una epidemia de escritores! ¡Mate a M! ¡Mátelo ya! ¡Mátelo ya!

-En un momento, señor.

-¡¿Por qué?!

-Porque todo el personal está ocupado, señor.

-¿Y qué diablos hacen?

-Escriben y escriben, señor, escriben y escriben.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …