Ir al contenido principal

El piano y alguien que andaba por ahí

En el remoto sinfín del domingo, encuentro, al fondo de la plana estancia, un piano al que veo con ojos de viento fresco: llego. Para el caso busco las teclas, ¿cómo tocar? No hallo el cause de las notas, la melodía estrecha va, viene, construye y se hilvana con otras tantas, mas en una distracción típica en mí, y tomados cual niños de las manos, bailan las melodías un ritmo que nada tiene que ver con el primer traje negro sin arrugas –gran porte- del primogénito intento por vestirme de Chopin.

Resoplido –eco-; pared impoluta se levanta al choque con mi hálito preocupado. “Otro intento” escribe mi pensamiento: dudo. Más duda. Dedo índice en el oído que no encuentra más que sobras de cabello de nueve meses de antigüedad que, podado anteayer, ahora yacen partes de lo cortado en bolsas de basura dejadas en grandes tambos a un costado del jardín.

Y yo sigo sin poder tocar una sola nota.

Mmm, con los dedos entrelazados hago acción de palanca y un crujido me dice que éstos ya están listos: puedo intentarlo por segunda vez. ¡No!, ya no sé qué iba a tocar, acaso alguna de Paganini; ¡pero qué digo! Con razón, si ése no era pianista. “Igual se pueden sacar en piano” –dijo una voz como burlona alejándose-. ¿Si? “Ajá “-volvió la voz que ya era casi imperceptible-. A ver: ¡¡¡Chrán, charán, chrán!!! ¡Pero qué diablos! ¡Me has tomado el pelo, sinvergüenza! ¡Oh, tragedia, tragedia! ¡Poco a poco voy olvidando todo lo que tiene que ver con la música! No… -dije ya sin fuerzas-, ni siquiera puedo hacerme el trágico: eso es griego. Yo de griego no tengo nada –dije con fastidio-. “Solamente la nariz”-la voz se volvió para hacer ese apunte burlón y, con una carcajada que sólo yo logré escuchar, se esfumó -.

De pie, y de regreso a la realidad, aterrado, caí en cuenta que aquella voz no pertenecía a ninguno de mis ayudantes ni amigos. Un viento seco me embalsamó. Corrí al pie del ventanal que da al jardín y, con el futuro frente a mis ojos: carteles, luces que me anuncian; teatro lleno, y una luz espumosa encima de mi piano, pegué mis manos al cristal: la vi: mi exmujer corría divertida a la puerta de salida que da a la calle, empuñando un mechón de cabellos que agitaba en el aire en señal de victoria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles