Ir al contenido principal

Los carteles

En las paredes los carteles imperantes advertían con sus “no pasar”, “no cruce”, “prohibido salir” a todo hombre que osara siquiera pensar en irse. Me abrumaba la cantidad de letreros en tan poco espacio. Al fondo la puerta de salida, en la salida la luz asomada en vertical, esperaba ser descubierta en su totalidad. Intenté en varias ocasiones cruzar –junto con otros- con la astucia sigilosa de un gato mágico, me liberé de una veintena de anuncios prohibitivos mas no llegué a tocar con mis dedos la puerta de salida y di vuelta apesadumbrado, sorteando cuerpos de intentos vanos, y en el rincón gélido de la habitación me hice un espacio entre muchos más como yo.
En un tiempo que he perdido vi el despertar de la noche con la luna al fondo viéndonos, desde su privilegiada libertad. A tientas toqué a los hombres que consideré más despiertos para intentar, al amanecer, cruzar por la puerta abierta que por tanto tiempo nos ha llamado. No sé si seré yo, mañana, uno más de los cuerpos que deberán ser sorteados o estaré aquí, de nuevo, seleccionando personas que se atreva a acompañarme; trato de no pensar en ello o es acaso que esas letras rojas que ahora se columpian divertidas no me dejan pensar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …