Ir al contenido principal

Inseparables




Sobre la banqueta, aquel enhiesto hombre-cual cabo saludando a su superior-, sacó, del bolsillo derecho del pantalón, un paquete de cigarrillos. Quedaban apenas dos tabacos que eran acariciados por la yema de los dedos índice y anular, aquel par de dedos transformase en palillos chinos al sacar uno de los cigarrillos, llevándolo directamente hacia los labios que ya esperaban aprisionar el filtro. Los almohadones rosados, carnosos, contrayéndose al jalón del interior del cuerpo del hombre, se cuartearon.

El traje comenzó a arrugarse como si ese cuerpo que viste, de pronto se adelgazara. Sigue la succión hasta que el cigarrillo, presa del pánico, comienza a quemar los dedos amarillentos del hombre que sigue sin moverse, entonces arroja a la calle, con gran estilo, al vicio muerto.

El último pitillo brinca en busca de los palillos chinos pues no gusta de estar solo. Vuelven los mismos movimientos: dedos atenazando el rollito blanco de tabaco, labios entreabiertos, succión, ojos cerrados en el disfrute del sentirse desnudado por el humo, terminando con la bocanada placentera. En el clímax del goce, el vicioso amante había perdido toda carne en el rostro y aparentaba tener mucho más años de los que realmente tenía.

Nervioso el hombre al ver que el cigarrillo moría sobre sus labios, quiso correr en busca de otro paquete de cigarrillos, pero ese hombre sólo alcanzó a dar el primer paso, pues todo su cuerpo se lleno de estrías y de surcos secos, desérticos, cayendo muerto sobre el pavimento, dejando una mancha ceniza en la acera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar