Ir al contenido principal

De hermanos




Tenemos que llegar antes de que lo mate. ¿Sí? Pues sí ni modo de dejar que le pegué un tiro, no seas cabrón. No se lo da. No sé, ha estado muy nerviosito en los últimos días; ya ves, ayer andaba mirando a todos lados que porque lo venían siguiendo y cual. ¿Y apoco carga pistola? Ah, ni idea si la carga, pero de que tiene… tiene. ¿Apoco? Sí, hace como un mes me dijo “mira lo que me compré, güey” y que le digo “qué” y que saca una pistola: yo no sé nada de pistolas pero no era de esas grandes, más bien digamos pequeña. Igual mata. Igual. ¿De dónde la sacó? Ya ves cómo es, le da vueltas a todo, nada más me dijo que un primo se la vendió. Ah. Y cuando le pregunté que cuál primo y para qué quería una pistola, me salió con que iba a matar a un pendejo. A chinga. Eso dijo. Pero ¿a quién va a querer matar ese cabrón y como porqué? Eso le dije: “¿a quién quieres matar, pendejo?” ¿Y? Nada. ¿Como nada? Pues eso, no dijo nada, prendió un cigarro y se fue. Qué raro…  No te creas, anda raro desde hace un par de meses. ¿Ya casi llegamos? Es aquí a la vuelta, en el edificio más viejo que veas, ahí vive al que va a matar. ¿Y tú cómo sabes? No sé, solamente me dijo que en la azotea del edificio lo iba a esperar que porque tiene que llegar a eso de las 3 de la tarde. ¿A qué? Dice que se sube a fumar ¿Y qué hora es? Diez para las tres. Apenas. Sí. Pero apoco crees que sí vaya hacer algo. No creo, te digo que no sé ni quién es al que quiere pelar; pero por eso te traje porque si en una de esas es cierto, hay que detenerlo. Pues eso sí. Es aquí. ¿Está abierto? Sí, siempre está abierto este edificio por eso no hay bronca para entrar. Ah. No hagas ruido que hay una señora bien loca, nos ha corrido un montón de veces con escoba en mano y a amenazando con que va hablarle a la policía, pero nada que les llama, pura finta; siempre andamos por estos rumbos y hay veces que nos metemos aquí para jalarle las patitas al diablo. Ya han de tener su macetita con el pastito vacilador, cabrones. No me hagas reír que sale la ruca.

No ha llegado. No. ¿Qué hora es? Las tres en punto. Pues ya no debe tardar, a ver, asómate para ver si no viene. No, no viene nadie, se me hace que te choreo; te digo que ese güey no va a matar a nadie, no tiene enemigos, es más si hay alguien al que mataría sería a ti. Nah, es mi carnal. ¿Y qué, güey? No nos matamos entre carnales. Pero si te estas tirando a su vieja. No hay drama, no pasa nada, igual si un día se entera pues a lo más me dejaría de hablar y ya esta. No sé. Aparte soy el mayor y se chinga. Ahí viene, güey. ¿Neta? Sí, güey. ¿Solo? Ey. Pues hay que esperar a que suba a ver qué se trae el cabrón.

-¿No que ibas a matar a no sé quién, pendejo?

-Y sí… a eso mismo vine, rata.

Tres tiros en el pecho. ¿Y qué más? Nada. No te hagas, pendejo, quién fue el que lo mató o te enjaretamos el muertito a ti por listo. No más vi que cuando lo mató, aventó la pistola y hecho madre se bajó las escaleras. ¿Y tú qué hiciste? Nada, me dio miedo y me tiré al suelo. ¿Y luego? Nada. ¿Nada? Pues eso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles