Ir al contenido principal

Ortiz, ¿Puki?



                                                                                                                      (Contiene lenguaje explicito)

Al medio día…

-Ñam, ñam, qué rico pollo, me cae que esto si es en un banquete y no mam…

-¡Ortiz, ven acá! 

-¡Ay!, ahora qué quieres, cabrón, ¿no ves que estoy comiendo?

-Vente, vamos a dar una vuelta…

-Nah; no estés chingando…

-Ándale, párate, ¿no te cansas de comer? No es de dios la forma en que tragas, ya ni yo como tanto…

-“Ya ni yo como tanto”, pinche mono payaso…

El día anterior cayó una tormenta apocalíptica -el pronóstico del tiempo era “soleado”.

-Hey, no te lleves mi comida, espera… deja termino de comerme esta patita.

Caminaban por la calle, Carlos, feliz: el cielo estaba completamente despejado, el sol radiante, los árboles verdes llenos de vida, el canto de los pajarillos amenizaban su caminata.

-Te digo la neta, güey, esto no está chido, o sea ve –Ortiz decía molesto, frunciendo el ceño-, ve, cabrón, me estoy ensuciando todas mis patas, hay un lodazal y charcos y olisqueo pura tierra mojada y nada de comida…

En el camellón, entre los árboles que hacían de aquella calle, ideal para respirar un poco de aire puro, se asomó una hembra, espigada, bien peinada, coqueta…

-Sexi…

-¿Qué traes, Ortiz?

-Perate, pendejo –Ortiz se quedó quieto, admirando las largas patas de la galguita que seguía olisqueando entre la hierba-. Oye, mamacita, ven pa acá, acércate…

-Vámonos, Ortiz –Carlos jalaba la cadena con fuerza.

-Oh, que la chingada, ¡espérate o te doy una mordidóta que vas a chillar como puerco! Advertido.

La perrita continuó su camino y Ortiz seguía chiflándole a esas asentaderas que se movían acompasadas.

-Te voy a pegar si no me haces caso, te lo advierto, Ortiz…

Ortiz no aguantó más y mordió a Carlos en la pantorrilla derecha y sacudía la cabeza con fuerza; Carlos gritó como puerco en matadero…

-Te lo dije, cabrón.

-¡Pinche perro!, ¡no te vacuné contra la rabia!

- Y estoy rabioso, mendigo, muy rabioso, ve, mira cómo babeo, estoy súper rabioso, soy la rabia hecha perro –Ortiz se carcajeaba.

-Te voy a regalar…

Llegaron a casa y Ortiz se metió a su casa de perro a jugar con su pelota de plástico…

-Qué me ves, ojete, ¿crees que juego con mi pelotita como escuincle pendejo? Pues no, estoy afilando mis colmillos para morderte otra vez…

Carlos hablaba por teléfono. Primero llegó un médico que le curó la mordida: le inyectó una sustancia, le lavó la herida y lo vendó. Al final el galeno solo dijo “pues no soy veterinario pero no creo que tenga rabia el perrito”.

-Perrito, ni qué perrito… pinche abuelo, ya llégale… -dijo Ortiz sin dejar su pelota.

Una hora después…

-Ay, qué lindo perrito, es un bulldog, ¿verdad? –dijo Andrea, vecina de Carlos.

-Sí, y es bien tranquilo

-Ñam, ñam…

-¿En serio lo regalas?

-Sí, lo que pasa es que no tengo tiempo para cuidarlo, y bueno, en la primera que pensé fue en ti porque sé que te gustan, ¿no? –Carlos no conocía bien a Andrea, eran vecinos de “hola, buenas tardes”, pero la odiaba porque siempre pone su música a todo volumen y eso “rompe con la meditación” que Carlos hace diariamente.

Andrea se acercó y acarició a Ortiz…

-¿Cómo se llama?

-Se llama Ortiz…

-¿Ortiz? Pero le puedo cambiar el nombre, ¿verdad?

-¡Claro! Él se acostumbrará…

Ortiz dio un salto…

-¡A la chingada! ¡Me gusta Ortiz, perra!

-Ay, mira, ¡ternura! Cómo se para, sí, sí, me lo llevo…

-¡Bien! Aquí está su collar y sus croquetas, aunque solamente quiere comer pollo…

-Ah, no, Puki, tienes que comer croquetas, eh…

-¡¿Puki?! –Ortiz sentía como se descomponía por dentro.

Carlos se despidió de Puki como Miss Universo, con la manita dando el largo, largo, corto, corto, y una sonrisa maliciosa en el rostro, mientras Puki gritaba:

-¡Carlos, hermano del alma! ¡I´m so sorry! -el ladrido que soltó Ortiz fue desgarrador.

Dicen que a partir de ese día, todas las noches, se escuchaba el llanto desgarrado de un perro; solamente Carlos sabía de quién era.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …