Ir al contenido principal

Serie de minificciones "Los amores"


I
Descubriríamos después de mucho tiempo que, tal vez, no todo fue tan malo, y ese “no todo” tendría que corresponderte.

II
En la distancia nos reencontraremos, dijeron, que en la muerte seríamos otros y nos reconoceríamos. Hoy estoy aquí en mitad de la nada, esperándote: no llegas.


III
Acabaríamos mal, eso pensamos desde el inicio, nos sabíamos lejanos y lo intentamos, por necios, porque a veces vale la pena engañarse, seguir el juego de la inocencia.


IV
Lo nuestro no fue amor a primera vista, más bien fuimos construyendo algo importante con el paso de los días y las semanas; aquello más tarde se elevaría de tal manera que haría perdernos en la infinitud de la incertidumbre. Allá seguimos: quién sabe qué esté pasando con nosotros.

Pensábamos la muerte cuando hablábamos de qué hacer si el otro faltara, que la ruptura sería trágica, y pensarlo se hacía insoportable; sin embargo,  hoy, cada quien sigue caminando por ahí, enamorándose de otras caras, de otras voces, viviendo de otras maneras, lejos, y es cuando pensamos que todo está bien, que nada pasó, que nunca, en realidad, pasa algo.

VI
La brevedad del amor es infinitamente proporcional al sentido de todas las palabras que nos dijimos.

VII
Sí, eso que sentimos fue amor, lo sentimos en una suerte de melancolía, a veces nostalgia, a veces desesperación, a veces intranquilidad, a veces angustia, a veces paranoia, a veces enojo, a veces presión, a veces hartazgo, a veces inconformidad, a veces dejar de ser, a veces dar todo, a veces insuficiencia, a veces la ausencia, a veces el delirio, a veces la sinrazón, a veces la amplitud del para siempre: sí, eso que sentimos fue amor.

VIII 
Concluimos la etapa de pareja, nos pensamos con la suficiente madurez para devolvernos la amistad con la que iniciamos, después, cada quien encontró a otro a otra, nos decíamos enamorados de esos otros, y sin embargo, siempre regresamos a la desnudez, la nuestra, pensando en que el sexo siempre fue lo mejor que tuvimos.

IX 
Pensar en el amor plástico es embarazoso, porque hay flores, mieles, regalos, miradas extrañas, emociones exacerbadas, rubores, confetis: se vuelve indispensable exhibir el amor, dejar testimonio, y entonces las fotos y más fotos y más fotos que hacen de pegamento para que el amor resulte…, y eso, algunos piensan, es la felicidad –mi mujer y yo quedamos de vernos en la cafetería a las siete de la tarde—, es la razón por la que estamos vivos; y creen que todos deberíamos sentir lo mismo y expresarlo de la misma manera, hasta miran inquisitivamente y critican a los otros que tranquilamente toman un café en una cafetería –estuvimos ahí un par de horas, después del trabajo, como viene sucediendo desde hace meses y, más que costumbre, se volvió un gusto—, que hablan de cuando en cuando mientras leen, que se miran a veces simplemente para saberse ahí y que después salen a la calle –caminamos un par de cuadras mientras ella me hablaba de la prosa de Mo Yan y específicamente del libro que había estado leyendo: Cambios—, suben a un taxi, llegan a casa y se sonríen secretamente hasta que el frío los junta ––nos sonreímos porque a veces soy muy simple con mis chistes tontos y no puedo dejar de burlarme de su pijama plagada de snoopys— en una suerte de serenidad maravillosa, de complicidad única, de una tranquilidad que solo experimentan los que se aman––mañana viernes no sé adónde iremos, tal vez, a ningún lado.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún hombre y sus letras

Deja que prenda bien esta cosa. ¿Qué cosa? La laptop, a ver, es que se tarda, como que quiere y no, es como un carro viejo que tarda en agarrar su ritmo. Ok, el perro ladra, cállalo. Ya se calló. Bueno. Entonces. Y estábamos en el lago, la puesta del mar… ¿Cómo, cómo? ¿Qué? ¿Estaban en un lago o en el mar?, y, ¿cómo carajo es una puesta del mar? Tienes razón, no tengo idea, de hecho nadie la tiene, pero el mar se pone, eso seguro, de noche no. De noche desaparece, se pierde, lo he visto, o sea, te asomas y nada: negrura. Tómate la pastilla. Ya me la tomé. Bueno. A ver qué te parece esto: “Íbamos por la calle Austin rumbo al bar…”. Espera, que el antivirus me está notificando no sé qué absurdo. Ya. Bueno. “Íbamos por la calle Austin rumbo al bar de la esquina, me había quedado de ver con una yonqui que prometió me presentaría con uno de los narcomenudistas de la zona, o sea, quería entrarle al jale y…”, ¿pero qué mierda es esto? ¿Qué, qué hice mal? ¿Calle Austin?, ¿narcomenudista?, ¿en…

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …