Ir al contenido principal

Jueves


Perdóname por todo lo que te harán, por todo lo que vas a sufrir, por los oscuros días que te esperan.

Esas palabras resonaron por toda la bolsa orgánica que lo envolvía, al tiempo que veía delante de él, una luz que se internaba en su oscura morada; algo lo empujaba hacía el fulgor que se acrecentaba de a poco. De pronto, sintió unas manos frías, delgadas, que lo sostenían en el aire. Ahí, lloró por el miedo a lo desconocido. Pero hoy, aquí en el Huerto de Getsemaní, en esta noche de luna viva, lo veo doblado, musitando, orando, llorando; pero ya no llora por no saber qué pasará, sino por recordar la disculpa que su padre le ofreció treinta y tres años atrás.

Comentarios

  1. Magnífico micro!!! Se me erizó la piel al llegar al final. Te felicito!!!
    Un gusto encontrarte acá, y poder seguir leyendo cosas tuyas, estoy un poco alejada de MP, así que te invito a mi blog también para seguir en contacto. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sindel, por visitar mi blog y comentar. Ya sigo tu blog. ¡Abrazos!

      Eliminar
  2. Precioso texto Juan, y sobrecogedor cuando aun nuestra Semana Santa está tan reciente.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar