Ir al contenido principal

El laberinto



Me encamino a un laberinto del que no sé si seré capaz de salir. Adosado en las paredes pintadas por letras deformadas escritas por manos temblorosas; sigo por estos pasillos hueros, escalofriantes, que hacen trepidar a estas piernas que te buscan sin detenerse en ver cómo sufro por no saber si podré salir de aquí. El sol de estío cae con todo su peso y hace más difícil la tarea. Entre más me adentro en este dédalo aquiescente, más me exaspero por darme cuenta que ya no hay vuelta atrás: la cuerda que llevaba amarrada a la cintura para no perderme se ha amputado de mi cuerpo sin darme cuenta. Inmóvil, transpiro, la vocación perenne golpea mi espalda, empuja a un bulto que no quiere seguir por miedo a morir. Osamentas de los que nunca pudieron encontrarte, yacen oprobiados a mi paso.
Han pasado años desde que inicié esta travesía, veranos, otoños e inviernos han quedado en el olvido, y no he probado bocado ni agua ni siento la necesidad de satisfacer a mis obligaciones naturales. Estoy cansado de tanto andar, la barba me llega al ombligo, el cabello descansa sobre mi espalda; las arrugas siguen jalando mi rostro. Los huesos duelen, pero sigo caminando por este interminable y enrevesado sitio. De pronto caigo en cuenta que el palo que funge como bastón -tercera pierna de mi cuerpo- es una pluma, y el piso dejó de ser tierra negra para ser un inmenso lienzo blanco del cual nacen letras a cada pisada, huella de mí andar. Esbozo una leve sonrisa y acelero el paso, y la tela se llena de palabras, más palabras -felicidad, eterna dicha-, y corro, ya corro, a la velocidad que me permite la pluma, la historia se forma a cada zancada. La carcoma que he cargado por años cae muerta.
Paso días, semanas y meses corriendo -sin preocuparme de si podré salir de este laberinto-; con las manos ampolladas y los pies llagados, pero al fin la obra ha sido terminada, cuando la pluma se clava de pronto en esa interminable hoja que yace bajo mis pies -me hace tropezar-, formando una mácula negra, que hace de punto final. Al levantarme, miro escéptico a mí alrededor. Las calles llenas de gente, soslayan mi presencia. El ruido de motores pican mis oídos, perros callejeros se acercan y me huelen, el olor de panes recién horneados que despide la panadería a la que por años he ido, abre mi apetito. Me dejo caer sobre una banca -bajo el brazo: un fardo de hojas-, y suelto la carcajada -no me importa que la gente piense que soy un loco vagabundo-, dejo que los pulmones expulsen mi júbilo al tiempo que abrazo el hato de hojas llenas de palabras, mis palabras, mi historia, mi obra.

Comentarios

  1. A veces es difícil encontrar la inspiración. Otras surge sola, sin ni siquiera haber sido llamada...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles