Ir al contenido principal

La firma


Arrastraba el cadáver por la oscura habitación custodiada por sombras errantes, formadas por el haz de luz que se colaba por la rendija de la puerta. Secaba el sudor de mi frente con la palma de mi mano. Risas en la lejanía sobresaltaban cada fibra de mi cuerpo: los ojos que se abren como soles inmensos esperando ser descubiertos por alguno de los invitados a la fiesta de cumpleaños de mi esposa. Se detiene una mano negruzca en mi hombro, me toca: giro sobresaltado, de mi boca expulso el miedo que se disipa de inmediato cuando veo que es solo un brazo de los tantos formados a causa de la luz que corta en tiras a la oscuridad. Tranquilo… me dice mi mente, pero el sudor escurriendo por mis axilas, frente y cuello dicen lo contrario: hace que me apresure, y mi brazo no puede más por el peso que arrastra. Manchas, vereda negra que surca el mosaico grisáceo, hace que el pánico aparezca: ¡me descubrirán! ¡Estoy tardando demasiado! Cierro los ojos intentando pensar con claridad, y los niños que se persiguen soltando risotadas por el pasillo. Las amigas de mi esposa chocan sus copas, ríen. De pronto golpean la puerta donde se supone no debo estar… Enmudezco. Me hago pequeño; quiero que las sombras oculten mi cuerpo bajo su frio manto… Pasos en retirada alcanzo a escuchar: respiro. Abro el armario y meto el cuerpo sanguinolento de Beatriz. Detrás de los trajes y los vestidos, oculto sus piernas cuando pongo una maleta de viaje frente a éstas. Resoplo, y me tranquilizo; cambio mi camisa manchada de sangre y la escondo junto con los guantes de látex en una bolsa negra  que oculto bajo la camisa secundada por el saco del traje. Salí de la recamara con sigilo, de reojo, miré para asegurarme de que no me siguiera nadie. Escapé.

-¿Firmó el divorcio, amor? -dijo Rosaura, amiga inseparable de Beatriz, al tiempo que besaba los labios de Alberto y éste encendía el motor del auto.
Vio, por el retrovisor, luz en la habitación donde había dejado a su ya exesposa.
-Muñeca, lo firmó -murmuró Alberto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar