Ir al contenido principal

La firma


Arrastraba el cadáver por la oscura habitación custodiada por sombras errantes, formadas por el haz de luz que se colaba por la rendija de la puerta. Secaba el sudor de mi frente con la palma de mi mano. Risas en la lejanía sobresaltaban cada fibra de mi cuerpo: los ojos que se abren como soles inmensos esperando ser descubiertos por alguno de los invitados a la fiesta de cumpleaños de mi esposa. Se detiene una mano negruzca en mi hombro, me toca: giro sobresaltado, de mi boca expulso el miedo que se disipa de inmediato cuando veo que es solo un brazo de los tantos formados a causa de la luz que corta en tiras a la oscuridad. Tranquilo… me dice mi mente, pero el sudor escurriendo por mis axilas, frente y cuello dicen lo contrario: hace que me apresure, y mi brazo no puede más por el peso que arrastra. Manchas, vereda negra que surca el mosaico grisáceo, hace que el pánico aparezca: ¡me descubrirán! ¡Estoy tardando demasiado! Cierro los ojos intentando pensar con claridad, y los niños que se persiguen soltando risotadas por el pasillo. Las amigas de mi esposa chocan sus copas, ríen. De pronto golpean la puerta donde se supone no debo estar… Enmudezco. Me hago pequeño; quiero que las sombras oculten mi cuerpo bajo su frio manto… Pasos en retirada alcanzo a escuchar: respiro. Abro el armario y meto el cuerpo sanguinolento de Beatriz. Detrás de los trajes y los vestidos, oculto sus piernas cuando pongo una maleta de viaje frente a éstas. Resoplo, y me tranquilizo; cambio mi camisa manchada de sangre y la escondo junto con los guantes de látex en una bolsa negra  que oculto bajo la camisa secundada por el saco del traje. Salí de la recamara con sigilo, de reojo, miré para asegurarme de que no me siguiera nadie. Escapé.

-¿Firmó el divorcio, amor? -dijo Rosaura, amiga inseparable de Beatriz, al tiempo que besaba los labios de Alberto y éste encendía el motor del auto.
Vio, por el retrovisor, luz en la habitación donde había dejado a su ya exesposa.
-Muñeca, lo firmó -murmuró Alberto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles