Ir al contenido principal

Sobre la soledad y la amistad


Sabemos que estamos solos cuando nos encontramos rodeados de gente. En ocasiones es lastimoso ver con qué afán se busca la compañía, porque no se toleran, no son uno mismo. Es pensamiento contra cuerpo, raciocinio contra deseo. La soledad puede causar severos problemas de salud, alteraciones en el estado mental e incluso la muerte cuando se está poco preparado; cuando no se es amigo de uno mismo. Porque hay que ser justo: estar en sincronía con lo que se quiere y se hace; hay que ser padre, madre, amigo, compañero, hermano de uno mismo para no sufrir nunca más, la soledad. 
El alcohol y las drogas son como un cubo de hielo que ocupa ese espacio vacío, que se va derritiendo en poco tiempo y, al final, el agujero que se intentó tapar, sigue siendo una ventana para que la soledad se asome. Los centros nocturnos: bares, antros, cantinas, table dance, etcétera; son lugares llenos de solitarios con caretas de rostros sonrientes. Es un eufemismo al dolor de saber que no pueden tolerarse. Siempre en búsqueda de sus iguales para sentir que no son los únicos que padecen esos síntomas. Las risotadas, las palmadas, los te quiero, los amigo mio, los abrazos de piernas tambaleantes; las bocas desconocidas que se rozan, las lenguas juguetonas que se entrelazan por segundos y jamás se vuelven a sentir; los cantos que se desgarran al contacto con el recuerdo de la amada, son gritos desesperados hacia la nada; es el llanto transformado en palabras en busca de un samaritano que sea capaz de descifrar su infortunio, y entonces ayudarlo en ese lastimoso proceso para eliminar la soledad. ¿Cuántas muertes se evitarían al lograr la sinergia entre alma y cuerpo, deseo y razón, querer y convicción? Si bien es cierto que entiendo a la soledad como un ente inmortal, al lograr esa amistad individual, podemos ignorarla, no porque no seamos capaces de verla y de sentirla, sino por el hecho de saber que ya no puede dañarnos. 
El proceso para ser amigo de uno mismo lleva tiempo, hay que alimentar al alma con vivencias digeridas y procesadas, éstas se convertirán en experiencias una vez que seamos capaces de entender, en su totalidad, la acción realizada. Debemos ir moldeando cada uno de nuestros sentidos: la vista debe admirar la belleza pero no desearla; los oídos deben dejar pasar la buena música que hace que los sentimientos dancen, salgan de lo más profundo del alma. Hay que educar al paladar para degustar los alimentos con buen sabor y desechar aquellos que nos produzcan sensaciones contrarias a lo bueno. Igualmente el olfato debe aprender a diferenciar los distintos aromas y, mostrar siempre, gusto por las fragancias que acarician y dejar pasar y, hasta aborrecer, los malos aromas. El tacto es una simple herramienta del pensamiento, es el arma que tiene el cuerpo para hacer o deshacer. Y el pensamiento es el que aprovechará todo lo que los sentidos le ofrezcan; en él, habitan la razón y el deseo en un batalla encarnizada donde siempre termina por imponerse uno de los dos; pero que en un individuo en búsqueda de lo justo, que cultiva y forma sus sentidos gracias a sus valores y a las acciones bien entendidas, el pensamiento levantará la mano de la razón en muchas más ocasiones. El buscar lo justo es un proceso evolutivo que nos ofrece la naturaleza como seguro de vida: la evolución da vida porque es justa, solamente en lo justo encontramos lo bueno y en lo bueno encontramos la vida. En lo injusto encontraremos lo malo y en lo malo la involución y en la involución la muerte no solo terrenal sino espiritual: es un absoluto que no debe temer el justo pues este no sabrá nada sobre la muerte.  

Desdichados aquellos que son injustos; tienen falsas amistades; el deseo, los domina; la ambición, los vuelve locos; la mentira, su mejor arma; la violencia, su forma de expresión. Ellos están destinados al fracaso individual y colectivo. Nunca conocerán ni entenderán la amistad. Morirán siendo enemigos de si mismos, y lastimosamente, no se darán cuenta de ello, aun y cuando la muerte toque a su puerta, porque el llanto será a causa del miedo y no producto de una reflexión concienzuda. Solo el justo conocerá la verdadera amistad: buscará a sus iguales y sabrá reconocerlos porque quién se conoce, conoce a los demás. El justo no pedirá amor a los otros, pues ya se sabe amado por el mismo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles