Ir al contenido principal

La incredulidad de Santo Tomás


-Al igual que Santo Tomás escudriñé en el cuerpo de Cristo, como en la pintura de Caravaggio, ahí mismo donde la lanza de Longino hizo brotar sangre y agua del lacerado y débil torso de Jesús. Busqué lo divino, lo mágico, lo espiritual, lo fantástico. Sé que me dirás que perdí el tiempo, pero en verdad quería ir más allá de lo establecido. Preguntarme el por qué se dijo hijo de Dios. Por qué de su entrega a los humanos aun sabiendo lo que iba a sufrir. Si no recuerdo mal, tú le diste una salida, allá en el Monte de los Olivos, cuando Cristo lloró por lo que se avecinaba. Estabas ahí, como lo estas conmigo ahora; abriste una puerta para que Jesús corriera y escapara, pero este la cerró al momento de secarse las lagrimas que escurrían por sus pómulos con su túnica blanca, y en ese momento tu rostro se descompuso, el dolor en el estomago te dobló; escurría baba por las comisuras de una boca que se negaba a abrirse. Lo viste marcharse y entregarse a los soldados que ya esperaban.


-No…


-Serpenteabas entre Barrabas y Cristo cuando estaba la votación publica para liberar a uno de ellos. Paseabas por sus cuellos y te metías por sus ropas, solo por diversión, pero el lánguido hombre débil, con hilillos de sangre escurriendo por su frente, aunque veía como reptabas, te ignoraba. Tus ojos se clavaban en el hombre que llevaba una corona de espinas y reías, y te parabas como cobra real frente a él y el veneno escurría de tus colmillos… Pero ese hombre ni te miró.


-No…


-Cuando azotaban la espalda sanguinolenta del mártir: eras el látigo y la punta tus colmillos: la piel y la sangre colgaban de estos. Querías asegurarte de que sufriera, que alzara la vista y pidiera piedad a gritos y así rendirse, pero no lo lograste. Y un chillido reventó los tímpanos de la multitud: grito confundido por el martillo del herrero que golpeaba el hierro rojizo contra el yunque; y éste lloraba por ver el sufrimiento de un hombre, de solo eso, de un hombre. Ese alarido era el tuyo…


-No…


-En la cruz viste el castigo cuando soltó el último suspiro el hombre atravesado por una lanza que eras tú, serpiente de cabeza con punta de hierro…


-No…


-Y ahora, cuando estoy amarrado como un perro, tirado en la tierra, mirando a una multitud enardecida que quiere desmembrarme vivo, gracias a la malicia de un tirano que me observa con locura, que ha dicho que soy todo lo que no puedo ser porque eso me haría ser tú y yo lo veo a él y creo que su rostro se reflaje en el tuyo, pero niegas, cabeza de serpiente, y veo la puerta que me abres para poder escapar del castigo que me quiere imponer un tirano que tiene doblegado a una multitud que no sabe que lo esta…


-Sal, escapa, déjame quitarte esta carga que yace sobre tus hombros… Déjame apartar de ti esa falsa idea de salvar al prójimo -la serpiente era una mezcla de rostros quejosos, con costras de sangre que se formaban en su cabeza; se levantaba cuan larga era y miraba al hombre que permanecía amarrado, desde las alturas. La serpiente era enorme y gorda. Producía sonidos extraños que iban de lo agudo a lo grave y de lo grave a entrecortarse las palabras-, sabes que es imposible, tarea banal, empresa destinada al fracaso, inicio sin meta, principio y tragedia que inicia ahora…


-Tal vez, cuando tengan mi cuerpo en sus manos, sientan mi sangre en sus rostros, se den cuenta que soy solo un hombre, que lo que realmente sobrevive rebotando en su cabeza son mis palabras; palabras que piden con humildad un oído para ser escuchadas y sobrevivir en estos, esperando que lo que escuchen, sea lo suficientemente fuerte para despertarlos y hacer que levanten la cara y vean al pequeño e ínfimo gobernante que los ha mantenido con la cabeza gacha, a causa de una voz que parecía ser la de un gigante, pero que realmente habla a través de un parlante, y debajo de su túnica roja hay unos maderos que hacen de zancos.


-Necio…


-Creo en verdad en lo que voy hacer, por fin he encontrado la magia, lo divino, lo espiritual, lo eterno, tal como lo hizo ese hombre que fue clavado en la cruz, aun sabiendo el sufrimiento que le esperaba y que me espera…-con su cuerpo desnudo, el hombre, alcanzó a hablar antes que la primera piedra le golpeara la cara-. Cierra la puerta, satanás, que por ahí nadie pasará esta noche, al fin ya sabes cómo hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles