Ir al contenido principal

Gabriel



De las comisuras de mi boca resbalan las letras que debí decirte antes de verte partir con otro. Es tarde, no hay remedio, adusto el gesto que se ha quedado esculpido en mi rostro; la sonrisa no viene más por mí y ni quiero recibirla. Me paso los días tomando café, una taza detrás de otra sin parar en un eterno carrusel de recuerdos mezclados con lo negro de mis lagunas mentales que hacen perderme de momentos que añoro regresen a esta memoria desmemoriada. De nada vale tener todo un álbum de fotografías donde apareces sonriéndome, viviendo años pasados, jugueteando con el gato; dejando que el perro pase su ensalivada lengua por tu cara; las fotos en las que me besas… 
No tengo hambre: hay dos rebanadas de jamón, un pan blanco, un vaso con agua, un huevo en el refrigerador, con eso qué hambre me va a dar. Llevo muchos días pensando en si debo comer o no…
El golpe que dio la puerta de entrada del departamento al cerrarse estrepitosamente, me sobresaltó y corrí al pasillo…
-¡Gabriel!
Carla lloraba inconsolable, y yo no podía creer que ella estuviera aquí; lloraba junto con ella por verla de regreso en casa. Quería abrazarla, acariciar sus brazos, sus manos, besarla toda, amarla…, pero no pude, ella pasó de largo y cayó de rodillas, con las manos sobre mi cuerpo filiforme, y me sacudía y gritaba y lloraba, y yo miraba la escena estupefacto, sin dar crédito a lo que allí acontecía. Carla sostenía la cabeza de ese cuerpo, yerto, sin color, al que le imploraba la perdonara por su abandono. Mi cuerpo estaba bañado en ella, en su súplica. Y de mi boca salió un sin que yo pudiese siquiera pensarlo; me senté en la silla del comedor, anonadado, y me preparé un emparedado de jamón, mientras ella seguía buscando un perdón que ya le había dado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …