Ir al contenido principal

Decirse



Juguemos a decir tal o cual cosa, que todo valga. Injúriame, qué esperas… Subnormal. Suave, apenas sentí una caricia. Manipulador. ¡Ja! Me has dejado un ínfimo dedo marcado en mi mejilla. Corrupto. Rojo el cachete donde cayó el improperio. Iletrado. Me moviste la mandíbula. Mitómano. Huy, ya no me duele nada… Petulante. Comienzo a aburrirme. Fatuo. No sé qué quiere decir esa palabra así que no vale. Político. Ah, ¿ya me toca?: Pueblo.
Y aquel hombre que se cansó de insultar, cayó exhausto sobre el pavimento, al tiempo que escuchaba las risotadas del que lo veía desde arriba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

Alguna vez frente al mar

Algún cadáver