Ir al contenido principal

La mecedora



Nos miramos esa mañana que se hizo noche en un parpadeo. Palabras y más palabras entrelazadas en el aire, en un constante conocernos. Viajes sin movernos; gotas de sudor por no saber cómo decirte que fueras mi esposa. Manchas en las manos de los eternos enamorados que jugaban a ser viejos para quedarse mirando por horas, mientras la mecedera hacia lo suyo, tratando de acelerar el Alzheimer. Ahora que el juego deja de serlo y la realidad es tan dura como para ya no verte sentada frente a mí, pido al Dios que le rezabas cada noche, me lleve contigo, para dejar de ver esa mecedora que se mueve sola, para dejar de oírte en mi locura, para que tu sombra ya no se pasee sola por la habitación. 
Y esta mañana espero, como todas las anteriores, mi último suspiro se dé, aquí, sentado en la mecedora, al tiempo que veo moverse la tuya frente a mí, como cada día.

Comentarios

  1. Me gusta tu estilo. Este relato te transporta, está bien.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …