Ir al contenido principal

¿Qué es poesía?



“Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sabría decir para qué” dijo el poeta Jean Cocteau. Como él, al tratar de definir el sentido del concepto poesía —y con esto encontraríamos su precisa funcionalidad—, nos topamos ante un espacio abierto, una especie de infinito plagado de palabras: todas.

Entre ese amasijo de ideas, que tratan valientemente de ser acercamientos a una posible definición de la poesía, caemos frente a nosotros mismos con una carga fuerte de interrogantes; y dubitativamente lanzamos uno que otro concepto que termina por ser ampliamente subjetivo; por ello, y en un intento de ser más claros, o hacer de aquel intento, algo entendible, terminamos por compactar las dimensiones de la poesía; es decir, hacemos de la palabra poesía, una experiencia personal, una traducción de nuestro interior.

Es por esta razón, que casi todos los poetas tienen su propia explicación y la razón de ser de la poesía. Porque de esta manera no solamente se sumergen en un intento de definirla, sino también a ellos; es decir, al contestar la pregunta de ¿qué es la poesía?, se resuelven.

Así, hay poetas que ven a la poesía como traducción del interior del hombre o como respuesta al contexto social que viven, o como un ir siempre hacia alguna parte (caminata), como experiencia, o como huida: fuga de una realidad que en sí misma es poética.

Poesía como salvación del mundo. Poesía como ausencia o como impresión. Poesía como nulidad. Poesía como catarsis. Poesía como vuelta, desandar los pasos vividos. En fin, sinnúmero de poetas han encontrado la razón de ser de la poesía, pero siempre a partir de su propia sensibilidad, alimentada por todo lo que los (nos) rodea.

De esta forma, la definición de poesía se vuelve única e individual (el valor del poeta es saber proyectar y exponer dichas experiencias sensibles). Y a partir del interior de nosotros mismos se define. Entonces bien valdría decir que la poesía es la experiencia sensible de todas las cosas.

Con ello, surge la segunda pregunta –ésta termina por dar respuesta la funcionalidad de la poesía— que nos atañe a nosotros los lectores: ¿para qué acercarnos a la poesía? Para vernos reflejados (sensible y concretamente) en las experiencias poéticas de, en este caso, los poetas.

Porque el Yo, somos todos. Porque la crítica social debe empezar con la nuestra; es decir, al ver y sentir al otro, nos dará un sentido distinto que, con suerte, develará nuestras partes más oscuras. Porque la poesía es apertura interna —viaje al centro de nosotros mismos—. Porque la poesía comunica. Porque la poesía es contemplación del mundo.


Texto publicado originalmente en  

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Hablemos sobre el feminicidio

Este artículo es con el que comienzo un nuevo espacio de columna quincenal en http://revistaliterariamonolito.com/
La situación de violencia que vivimos en México ya sobrepasa la alarma, el asombro o el enojo, ya estamos en la etapa del ¿qué hacer? ¿Cómo cruzar este laberinto sin ser atrapados por las raíces podridas de esta sociedad?
Ya no es suficiente encomendarse a Dios o al santo que mejor convenga o persignarse una, dos o tres veces. Ya no basta con creer en que las tragedias siempre les pasan a otros. Los cierto es que nos están pasando a todos, a todas, a ellas con las que se están ensañando.
Hablar de ellas, las mujeres, las nuestras, es también pensar el miedo, es la incertidumbre, la angustia, porque en este país las están asesinando, violando, secuestrando, desapareciendo…
El Estado de México se ha convertido en el primer lugar en casos de feminicidio, desbancando a Chihuahua, pero, ¿de qué hablamos cuando pensamos el feminicidio? ¿A qué nos referimos al hablar de homicidio de…