Ir al contenido principal

Avance del octavo número de la revista Monolito


El octavo número del Monolito te presentará en portada la obra L'incroyable fragilité de l'être (huile sur toile 50 x 50cm) del artista plástico francés Francis Denis (más de su obra en interiores).

Monolito abre con un interesante ensayo del escritor peruano Raúl Allain: “El ‘acúfenos’ o ‘tinnitus’ como medio, síntoma, de diagnósticos psiquiátricos como la esquizofrenia y otras psicosis” el cual nos da otra perspectiva y trato sobre temas psiquiátricos.


Alejandro Montaño nos ofrece la serie: La Lucha Diaria. Una interesante serie de textos sobre uno de los espectáculos más emblemáticos de México, gracias a la presentación de los mejores exponentes que ha dado la Lucha Libre mexicana. En este número te ofreceremos la primera entrega: “La lucha Diaria I: Huracán Ramírez”.


La serie “Oficios” de la fotógrafa mexicana Karla Solorio acompaña los textos de nuestras distintas áreas.


“Gravitaciones discursivas de La Orden de Palmira” es la reseña literaria presentada por la escritora mexicana Reyna Hernández Haro.


Nuestra sección de relatos te ofrecerá variedad de temas y estilos narrativos gracias a las finas plumas de nuestros autores.


¿Fotografía estenopeica? Otra forma de hacer fotografía. Nos lo explica en entrevista el fotógrafo mexicano Luis González Durán Vázquez.


Poesía, minificciones, pintura, recomendación de libros y más en el octavo número de Monolito


1 DE AGOSTO


Espérala.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar