Ir al contenido principal

Monolito VII


Amigos, les comparto el séptimo número de Monolito.
En portada la obra “Tormenta” del pintor y poeta chileno Frans Gris; más de su obra en interiores junto con un poema de su autoría.
La revista abre con el ensayo del escritor peruano Raúl Allain, “Humberto Pinedo: la vida concreta y su poesía –entre el sentismo y la razón.
La reseña literaria corrió a cargo de Raúl Vázquez Espinosa con su “Muerte de Catulo, la escritura reflexionada”.
Entrevista exclusiva con el escritor ecuatoriano Jorge Dávila Vázquez:
En nuestra área de relatos y microrrelatos traemos variedad de estilos y temas.
No te pierdas nuestra sección de poesía en la que encontrarás el poema de Mar Pérez, “Instrucciones para no desearlo al mediodía”; poema ganador del segundo lugar en el Concurso Juegos Florales Zapotlán 2012. Así como la poesía de Aleqs Garrigóz, Mónica Siabato, Mónica Gameros y Jesús de la Garza.

Arte digital, fotografía, columnas y más encontrarás en este séptimo número de Monolito.

Para verla en línea:

Enlace para descargarla:

Gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

Alguna vez frente al mar

Algún cadáver