Ir al contenido principal

Letras muertas


Hoy no quiero escribir para que me entiendas tú, y sí todos; jugando al lenguaje arrogante, sin decir que en lo oculto lo “culto”, te dejo la preterición. Lo hago en el entendido de que me rebusco en el litote. Y sí, cómo saber el fondo entre tanta inacción –símbolos dormidos- cuando el grito debería ser claro, fuera de la burbuja para ser oído y que no solamente se quede retumbando en las paredes de lo de siempre; eso que en medio de los símbolos del lenguaje está ya muy rancio.

Te digo claro y seguro que prefiero el universo con todos los planetas y claro, la tierra, con lo que en ella habita; causar la creación primera. Así, el decir claro de lo simple irá de cabeza en cabeza, en una constante renovación; en la ida –siempre ida nunca vuelta- a lo futuro, consiguiendo con ello la eterna búsqueda de la letra: trascenderse para ser leída.




Comentarios

  1. Todos estamos en esa búsqueda Juan, pero tu lo has logrado con tu texto. Me gusta. Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar