Ir al contenido principal

Entrevista en Monolito III

Amigos, esta vez les quiero compartir la entrevista que le hicimos al poeta, editor y amigo Mario Islasáinz en el tercer número de Monolito. Habla acerca de su inicio en el mundo de las letras, su quehacer literario y la realidad del escritor en México.

Fragmentos:

“Tempranamente gracias a la soledad de vivir en provincia bajo la férrea mirada de una tía académica quien tenía una amistad epistolar con Rosario Castellanos, misma que la dotaba de muy buenos libros alimentando la pequeña, pero exquisitamente nutrida biblioteca que existía en casa”.

A mí nadie me dio nada, fui a buscarlo hasta donde no me llamaban,  recibí bofetadas por ser un desconocido en estas lides, pero jamás retrocedí, siempre fui hacia delante con mis propios medios, así me fui haciendo, en los bares acercándome, en los encuentros, en las presentaciones de libros, en fin, siempre discreto aprendiendo y aprehendiendo, de ahí que cuando te cuesta tanto lograr algo entre tanta egolatría, no te queda sino dar, brindarte a todo aquél que se asoma a pedirte algo que sabes lo tienes y ya está, aclaro que luego de dar, ya no depende de mí”.

Lo que falta, bueno, considero que no bastan los apoyos al sistema nacional de creadores, muy cuestionado, así como las becas en todos los sentidos, me refiero a las estatales y nacionales en donde bien sabemos, existen las tristemente clásicas componendas entre quienes las reparten, me atrevería incluso a las formas en cómo se otorgan los premios existentes en nuestro País […]”.

Te invito a leer la entrevista completa en Monolito III (págs. 19,21 y 21). Aquí el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …