Ir al contenido principal

Ya está aquí: Monolito XX




Monolito XX

El equipo de esta revista tiene claro la importancia de seguir evolucionando con la finalidad de generar mayores espacios para los autores e ir integrando cada vez más géneros literarios, artísticos. Así lo hemos hecho al incluir reportajes culturales como el que en esta ocasión nos presenta Claudia Cárthaigh sobre la exposición que se está llevando a cabo en la Ciudad de México, Catarsis Cosmética, en la que participan únicamente mujeres. De igual forma, conseguimos mantener un espacio dedicado a la crónica (en este número te traemos dos de ellas), esa que “puede describir, explicar, razonar, comprender y contar una historia que en otro género periodístico no podría. Los otros géneros son muy formales, usan corsé. La crónica no. Ella es callejera y a eso va a la calle, a recoger la historia oral que, al final de cuentas, es la que prevalece” como bien la define nuestro entrevistado Alejandro Almazán, periodista, cronista y escritor mexicano.
El compromiso, con cada nueva edición es mayor, y eso nos coloca siempre en el sitio adecuado para tomar decisiones, éstas que nos hacen seguir creciendo y, con ello, seguir presentándoles contenidos cada vez más diversos.
Es así que el equipo del Monolito ya está pensando en el siguiente paso, con el que esperamos (el próximo año) no solamente ser más incluyentes, plurales, sino cambiar la dinámica de presentación y lectura de nuestra revista.

Contenido:

Obra en portada El comienzo del Verbo (óleo sobre lienzo) por Arturo Esparza.

Entrevista con el periodista, cronista y escritor mexicano Alejandro Almazán (págs. 100 a 104).

Ensayos: “Shabbetai y Nezahualcóyotl en el exilio” por Ian Yetlanezi Chávez Flores, “Luces artificiales, de Daniel Sada” por José Luis Domínguez, “El espacio y el personaje: “A la deriva” – Horacio Quiroga. Un análisis de la correlación entre el existir del espacio y el ser del personaje por Daniel Jair Alcaraz Michel (págs. 4 a 19).

Reportaje cultural: “El cosmos femenino” texto sobre la exposición Catarsis Cosmética y entrevista con los organizadores por Claudia Cárthaigh (págs. 20 a 26).

Reseñas literarias: “Dodo, de Karen Villeda” por Carmen Villoro, “Dios ante la motosierra del poeta. Apuntes sobre Mímesis para gusanos de Daniel Medina Rosado” por Ángel Fuentes Balam (págs. 27 a 32).

Crónicas: “Oficio: El de Gina” por Abraham García Alvarado y “El triciclo del retorno a desnivel” por Reyna Hernández Haro (págs. 33 a 37).

Relatos: Yunuen Díaz, Jorge Jaramillo Villarruel, Aída Valdepeña, Xánath Caraza, Emerson Colorado, Miguel G. Galicia (págs. 39 a 54).

Minificciones: Adán Echeverría, Enrique Ángel González Cuevas, Martha Brenda Hernández Martínez (págs. 57 a 59).

Poemas: Dionicio Morales, Natalia Toledo, Alejandro von-Düben, Sihara Nuño, Arlette Luévano, Claudia Tejada, Yobani García Medina, Romina R. Silva, Ingrid Valencia, Esaú Frausto, Claudia Andalón, Eduardo Paredes Ocampo, Claudia Sánchez Cadena, Sandrah Mendoza, Ana Karina, Sheyla Prevé (págs. 68 a 99).

Obra plástica por Arturo Esparza (encuentra su obra en la primera mitad del número) y Wendy Cárdenas Valadez (págs. 60 a 67).

Serie fotográfica “Fuegum, la intrusión de la sangre” por Alfonso Salas (págs. 105 a 109).

Da clic en el siguiente enlace para ir al número: http://issuu.com/juanmireles/docs/monolito_xx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar