Ir al contenido principal

Alguna vez nos engañamos



No recuerdo que sonriera mucho, un par de veces quizás; y solo una de esas veces en la que alguna tontería tuve que decirle, la hizo sentirse un poco más cercana a mí, de esos momentos escasos, porque siempre fuimos un tanto de amor de lejos, en la distancia, como en una suerte de protección, de modernidad. 


Tampoco recuerdo haber sonreído lo suficiente, ni para ella ni para mí, todo fue más un cierto tipo de ausencia, eso que nombrábamos poco, esa relación que nos costaba siquiera darle un sentido, un carácter que nos hiciera maduros, que nos juntara a cierto tiempo. 


Fuimos apenas algún deseo, alguna idea, un querer poco desarrollada, tal vez nos alcanzaron las cosas anteriores, los vicios de otros, las inseguridades de otros, los traumas producidos por otros, las derrotas. 


Demasiado adultos, nos vivimos quizá desde una edad que no nos correspondía, no permitimos que los elementos se alinearan de la forma correcta, intentamos modificar el rumbo, algo que no nos correspondía, algo que no era nuestro, pero y el ego, pero el sentirnos de mucho pasado, de saberlo todo, de creer que se puede estructurar el aire, aquello que todavía no es, y te digo que fue por eso que no terminamos por enamorarnos, fue un intento muy de un ser superior, de una evolución que se caía en la forma en que teníamos intimidad. 


Nunca dejamos de ser animales y nosotros tan creernos dioses, tan genios, tan armadores del futuro que nunca llegó a ocurrir, y lo percibimos, porque éramos sensibles a todo lo que ocurría a nuestro alrededor y a lo nuestro, ¿en qué momento supimos que hablarnos era perder el tiempo, era desgastarse? 


Habría sido mejor evitarse el “hola” y la contestación y el querer conocer al otro, no tenía caso. Pero nos gustó engañarnos, y tal vez, todo ocurre de esa misma manera, todo lo que hacemos, absolutamente. Porque vivir es eso, ¿no? Vivir es saber que se haga lo que se haga, terminará por irse de nuestras manos, por perderse; y quién sabe si en la muerte podremos reconocernos. 


Quién sabe si acaso nunca nos demos cuenta de este gran engaño, el de la vida; y tú, de lo que intentamos.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar