Ir al contenido principal

Algún cadáver



Pretendo hacerlo con una bala, una pistola cargada puesta sobre mi cabeza, y a la misma vez da una rabia, una distancia desde la que veo mi vulgaridad, no por el intento: por la forma. Una bala, la necesidad de bala, manía de personaje barato, como de película de bajo presupuesto, como de alguien que se hace el tonto al escribir, como el que de tanto no se le ocurre nada y entonces ya tienes una bala y una pistola sobre la cabeza, de melodrama, de lloriqueo, del gesto, así como queriendo llorar, como no queriendo morir, y no se muere, no me muero, porque el suspenso, porque próximo capítulo, porque la señora se quedó mordiéndose las uñas, y yo no disparo, sudo, una risa, un motivo para largarme ronda la necesidad, pero no así, no con esta precariedad, no así de patético, de poquísima imaginación; y pasa la lejanía, como desde el pasado, otro absurdo, otra tontería, una errata más se suma a mi cerebro, una huida, se escinde el pensamiento, me voy, y los Neandertales, ¿qué con ellos?, y ahí andaban muy listos, muy quitados de la pena, muy sin muerte, muy sin querer morirse, muy alejados de la puerta de salida, ¿de qué privilegios gozaban para no querer morirse? ¿Ya eran conscientes que bastaba con abrir los ojos para ir muriéndose y lo aceptaban? ¿Por qué nunca nos preguntamos eso? Malditos ellos, malditos por tan felices, y tiré el arma por la ventana y esas balas, y esas balas que matan por no dejar, matan porque para eso viven, pero se aburren, se aburren del que se arrepiente, me bostezan en la cara o se burlan, o es el bostezo de la burla, de escena anterior, de la pistola pegada a mi cabeza y se reían, y el chilletas ya no sabe cómo morirse, el niñato que ya no sabe cómo salir de la ausencia, del vacío que dejan otros y otras, o ella, o cualquiera ella, o una alguna ella, y enseguida las cosas, y más que las cosas, las sombras de las cosas, y de reojo algo camina, insectos-sombras, sombras en forma de insectos, se mueven muy rápido, tal vez, cucarachas, son veloces, cuando intento verlas desaparecen, así siempre, así hoy más que otros días, al rato la silueta de un encorvado y volteo y nada: lo negro, la negrura adosada a las paredes; y los ruidos, vivos, muy vivos y otra vez más sombras, y vocecitas que de tanto nos reímos juntos. Luego uno se aburre del absurdo, de aquello imposible, y es cuando te dicen loco, y psicólogo y psiquiatra y medicación y luego terminas por no creer que pueda existir la locura, que todos tropiezan alguna vez, que es normal, que si mis palabras se cortan es porque la vida es así, porque todo parece ocurrir de la forma en que las cosas deben ocurrir. Más tarde una felicidad, después una especie de lentitud, de mentira, de caída a cuenta, de querer comprender si ese sentirse bien era real, y las voces vuelven con sus sombras y sus risas y sus preguntas y sus imperativos, y se repiten tanto que ellas mismas se hacen bolas, se reconstruyen para decir lo mismo, siempre lo mismo, una y otra vez la misma cosa, y el psiquiatra aumenta la medicación desde la apatía, entonces el hartazgo, ese dejarse al abandono, ya no caminar, ya no intentar dar un paso y el otro, luego terminas aquí con la bala que se divierte cual adolescente, y la veo y me pregunto si ella terminará por aliviarme. Bah, vaya decadencia, qué final, vaya pobreza de recursos, qué final tan meloso, de una ternura literaria, poética, de sangre azul o de no sangre, mejor, de transparencia y de una caída lentificada y un epitafio y la estela y los dolientes y los años canónicos, y luego ya también todos se quieren morir de la misma forma, y yo queriendo tragarme la bala o enterrarme el cuchillo o una soga, o a veces basta con caer desde lo alto del edificio, o a veces te mueres sin hacer maldita cosa, pero esa manera tarda demasiado tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles