Ir al contenido principal

El mayor acontecimiento en la historia de la humanidad

Uno a uno entraban hombres y mujeres a la gran capital del mundo, también llamada como el Gran Templo o La Gran Biblioteca. Millones de ellos esperaban su turno. Las filas le daban varias vueltas al globo; sin embargo, lo que resguardaban esas paredes, era en extremo fascinante. Se anunció por años el momento en que los hombres jamás volverían a dudar de cosa alguna: serían dioses. Llegó el día. 

Algunos se hacían viejos de tanta espera por entrar al recinto, pero aquellos eran los menos. Eso sí, una vez entraban al Gran Templo –pieza arquitectónica edificada al interior de una montaña—no tardaban sino instantes en abandonar el templo. 

Conforme iban saliendo, se podía ver que ellos, estaban pasando por una especie de muerte lenta; sus rostros parecían expresar la mayor tristeza jamás conocida. Sus ojos no podían sostener más el mundo, su mundo. Caían entonces en una especie de vacío que los tumbaba sobre la grandísima plancha –y no era más que espacio puro— que se perdía a la vista de tan extensa. 

Los humanos fueron apilándose, recostándose boca arriba hombro con hombro, como cadáveres sin serlo. Todos esos pobres seres humanos lloraban una pérdida que les significaba su propia muerte. Vi a infinidad de mujeres, hombres, niños y ancianos, soltarse de las manos. Como si de pronto toda conexión emocional se fuese desvaneciendo.

Aquello me estimuló a tal grado que me acerqué a uno de los hombres que salía del recinto, a penas con un paso a fuera le pregunté (y tenía que ser de este modo: ya que al dar unos cuantos pasos, se olvidaban de hablar):

—¿Por qué todos salen tan tristes, tan muertos, señor?
—Porque ahora ya lo sabemos todo –sentenció el hombre con la frialdad de aquel que no duda de sus palabras.

Entonces fui hacía adonde estaban las filas de seres humanos que esperaban ansiosos por entrar a La Gran Biblioteca —un inmenso muro impedía que los que estaban por entrar, miraran a los demás que salían— Unos reían, otros, abrazados, esperaban expectantes, nerviosos, su momento. Otros más bailaban, algunos niños un tanto aburridos comenzaban a jugar entre ellos. Los adultos hablaban de tantas cosas interminables. Y los novios siendo novios. Y los ancianos sólo mirándose asustados.

Los contemplé como aquél que no puede cambiar por sí solo los acontecimientos. Como ése que tiene que vivir para contarlo. 

Al poco tiempo, no sin antes haberlo meditado, pensado y luego escrito en completa soledad pues no quedaba nadie en pie, caí en cuenta que había sido testigo del mayor acontecimiento en la historia de la humanidad, del fin de los tiempos, del fin de todo. Fue entonces que también, como ellos, me recosté sobre la gran plancha a esperar, sólo eso, esperar ese sueño del que estoy seguro, inevitablemente, algún día despertaré, en otro sitio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles