Ir al contenido principal

El mayor acontecimiento en la historia de la humanidad

Uno a uno entraban hombres y mujeres a la gran capital del mundo, también llamada como el Gran Templo o La Gran Biblioteca. Millones de ellos esperaban su turno. Las filas le daban varias vueltas al globo; sin embargo, lo que resguardaban esas paredes, era en extremo fascinante. Se anunció por años el momento en que los hombres jamás volverían a dudar de cosa alguna: serían dioses. Llegó el día. 

Algunos se hacían viejos de tanta espera por entrar al recinto, pero aquellos eran los menos. Eso sí, una vez entraban al Gran Templo –pieza arquitectónica edificada al interior de una montaña—no tardaban sino instantes en abandonar el templo. 

Conforme iban saliendo, se podía ver que ellos, estaban pasando por una especie de muerte lenta; sus rostros parecían expresar la mayor tristeza jamás conocida. Sus ojos no podían sostener más el mundo, su mundo. Caían entonces en una especie de vacío que los tumbaba sobre la grandísima plancha –y no era más que espacio puro— que se perdía a la vista de tan extensa. 

Los humanos fueron apilándose, recostándose boca arriba hombro con hombro, como cadáveres sin serlo. Todos esos pobres seres humanos lloraban una pérdida que les significaba su propia muerte. Vi a infinidad de mujeres, hombres, niños y ancianos, soltarse de las manos. Como si de pronto toda conexión emocional se fuese desvaneciendo.

Aquello me estimuló a tal grado que me acerqué a uno de los hombres que salía del recinto, a penas con un paso a fuera le pregunté (y tenía que ser de este modo: ya que al dar unos cuantos pasos, se olvidaban de hablar):

—¿Por qué todos salen tan tristes, tan muertos, señor?
—Porque ahora ya lo sabemos todo –sentenció el hombre con la frialdad de aquel que no duda de sus palabras.

Entonces fui hacía adonde estaban las filas de seres humanos que esperaban ansiosos por entrar a La Gran Biblioteca —un inmenso muro impedía que los que estaban por entrar, miraran a los demás que salían— Unos reían, otros, abrazados, esperaban expectantes, nerviosos, su momento. Otros más bailaban, algunos niños un tanto aburridos comenzaban a jugar entre ellos. Los adultos hablaban de tantas cosas interminables. Y los novios siendo novios. Y los ancianos sólo mirándose asustados.

Los contemplé como aquél que no puede cambiar por sí solo los acontecimientos. Como ése que tiene que vivir para contarlo. 

Al poco tiempo, no sin antes haberlo meditado, pensado y luego escrito en completa soledad pues no quedaba nadie en pie, caí en cuenta que había sido testigo del mayor acontecimiento en la historia de la humanidad, del fin de los tiempos, del fin de todo. Fue entonces que también, como ellos, me recosté sobre la gran plancha a esperar, sólo eso, esperar ese sueño del que estoy seguro, inevitablemente, algún día despertaré, en otro sitio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …