Ir al contenido principal

Breve texto de un hombre al que se le han revelado todas las sustancias


Hay un devolverse inevitable del todo, y yo vengo de las entrañas de la sustancia alma, he visto lo que me ha permitido mi fe, todo, un completo gelatinoso, una serie de paraísos que antes se me ocultaban; vi el todo en mí, el universo entero en mí, y fue tan grande, tan lleno de espacios sin vacíos, que a la vez inexplicables, desde una fuerza que entiendo era mi sustancia alma: las entendí, percibí y asentí como la absoluta verdad. Intuí desde el inicio una satisfacción consumada en el allá donde llegué cegado por luces de colores suaves que iban deslizándose muy calladamente, y con una prisa de ángel que te da la bienvenida y dice mediante un pensamiento continuo que siga y seguí, con la sustancia tiempo de observador, con la sustancia del centro equilibrando las realidades superpuestas.

La mezcla, la fusión de sustancias, un revoltijo perfecto de inteligencias creadoras es lo que vi en ese lugar mágico, bello de mi interior; supe entonces que no hay sino sustancias, vida, infinitas vidas, infinitas realidades como un vaso, como un tronco de un árbol que parece muerto pero por seguir ahí vive, su composición es vida y soy también ese tronco y el tronco es yo mientras escribo, y el cielo con sus nubes y su sol imponente sabe que es un yo. Es indescriptible el latido del corazón, la rapidez de éste, cuando se sabe universo, materia, antimateria, energía, sustancia, idea, pensamiento; tierra, carne, objeto, creación humana: tiempo.

Soy desde todos los puntos cardinales un observador, ente-cuerpo-energía-sustancia-tiempo que ya no siente porque cuando el todo siente en un mismo instante éste se anula, se yuxtapone hasta dejarse en una sola sustancia que soy yo y entonces me doy cuenta que el centro, equilibrio del todo, el instante único no es un qué ni un quién simplemente es y yo al seguirlo, sin ningún tipo de visión premonitoria, encontré la semejanza de la que uno de sus hijos corpóreos del todo hablaba.


Ya en este punto claro, blanco, experiencia extracorpórea, puedo ser piedra, arbusto, pasto, flor, árbol; tierra, mar, viento, nube, sol; pierna, brazo, ojo, nariz, órgano interno, papila gustativa. Puedo y también soy escritorio, papel, hoja, renglón, pluma con la que escribo y sigo escribiendo, y puedo seguir con esta acción por la eternidad que ya soy, mientras Parménides, Sócrates, Platón Aristóteles; sor Juana y Cervantes juntos soy; soy todo el siglo de oro español también, todas las corrientes literarias de la humanidad; incluso soy el antepasado, el antes de ayer en Altamira donde pinto bisontes y pongo altares funerarios; y también soy toda la pintura y la escultura y la fotografía; el no arte, la degradación, lo inculto, lo aberrante, lo violento, lo inhumano, la indolencia y lo que me digan soy en un instante, porque ya soy la eternidad, el universo: el infinito tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …