Ir al contenido principal

Breve texto de un hombre al que se le han revelado todas las sustancias


Hay un devolverse inevitable del todo, y yo vengo de las entrañas de la sustancia alma, he visto lo que me ha permitido mi fe, todo, un completo gelatinoso, una serie de paraísos que antes se me ocultaban; vi el todo en mí, el universo entero en mí, y fue tan grande, tan lleno de espacios sin vacíos, que a la vez inexplicables, desde una fuerza que entiendo era mi sustancia alma: las entendí, percibí y asentí como la absoluta verdad. Intuí desde el inicio una satisfacción consumada en el allá donde llegué cegado por luces de colores suaves que iban deslizándose muy calladamente, y con una prisa de ángel que te da la bienvenida y dice mediante un pensamiento continuo que siga y seguí, con la sustancia tiempo de observador, con la sustancia del centro equilibrando las realidades superpuestas.

La mezcla, la fusión de sustancias, un revoltijo perfecto de inteligencias creadoras es lo que vi en ese lugar mágico, bello de mi interior; supe entonces que no hay sino sustancias, vida, infinitas vidas, infinitas realidades como un vaso, como un tronco de un árbol que parece muerto pero por seguir ahí vive, su composición es vida y soy también ese tronco y el tronco es yo mientras escribo, y el cielo con sus nubes y su sol imponente sabe que es un yo. Es indescriptible el latido del corazón, la rapidez de éste, cuando se sabe universo, materia, antimateria, energía, sustancia, idea, pensamiento; tierra, carne, objeto, creación humana: tiempo.

Soy desde todos los puntos cardinales un observador, ente-cuerpo-energía-sustancia-tiempo que ya no siente porque cuando el todo siente en un mismo instante éste se anula, se yuxtapone hasta dejarse en una sola sustancia que soy yo y entonces me doy cuenta que el centro, equilibrio del todo, el instante único no es un qué ni un quién simplemente es y yo al seguirlo, sin ningún tipo de visión premonitoria, encontré la semejanza de la que uno de sus hijos corpóreos del todo hablaba.


Ya en este punto claro, blanco, experiencia extracorpórea, puedo ser piedra, arbusto, pasto, flor, árbol; tierra, mar, viento, nube, sol; pierna, brazo, ojo, nariz, órgano interno, papila gustativa. Puedo y también soy escritorio, papel, hoja, renglón, pluma con la que escribo y sigo escribiendo, y puedo seguir con esta acción por la eternidad que ya soy, mientras Parménides, Sócrates, Platón Aristóteles; sor Juana y Cervantes juntos soy; soy todo el siglo de oro español también, todas las corrientes literarias de la humanidad; incluso soy el antepasado, el antes de ayer en Altamira donde pinto bisontes y pongo altares funerarios; y también soy toda la pintura y la escultura y la fotografía; el no arte, la degradación, lo inculto, lo aberrante, lo violento, lo inhumano, la indolencia y lo que me digan soy en un instante, porque ya soy la eternidad, el universo: el infinito tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles