Ir al contenido principal

Avance del próximo número de la revista Monolito (XI)


Monolito XI te presentará en entrevista Alejandro Zenker, editor, traductor y fotógrafo. Director general de Solar, Servicios Editoriales y Ediciones del Ermitaño. Nos da una visión ampliada acerca del libro digital y del futuro del libro como objeto y mucho más.

Obra plástica del pintor mexicano Juan Martín Ramírez Carbajal:
“El joven artista visual Juan Martín Ramírez Carbajal, trabaja intensamente en la producción pictórica figurativa y abstracta. Sus obras han sido expuestas en varias exposiciones colectivas incluyendo Galerías, Museos y espacios de la Universidad de Colima y de la Secretaria de Cultura del Gobierno del Estado de Colima. Juan Martín es uno de los estudiantes más destacados de la Licenciatura en Artes Visuales del Instituto Universitario de Bellas Artes […]”.

Norberto Luis Romero, escritor y artista plástico argentino (actualmente radica en Alemania), nos presenta su collage de gran impacto visual: “Vicisitudes del ángel”.

Ensayo sobre Vincent van Gogh: “El suicidado por la sociedad” por May Bernard.

Por vez primera el Monolito incluye una sección de teatro mínimo.

Relatos por parte de la escritora mexicana Raquel Castro y Gabriela Vidal, guionista y escritora.

Espera el 5 de febrero más relatos, poemas, minificciones, crónica, fotografía y reseña literaria en el nuevo número de la revista literaria y de arte Monolito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …