Ir al contenido principal

Lecturas 2013

Es tiempo de repasar lo leído durante este 2013, como un ejercicio, una manera de saber qué tan bueno fue el año que termina en materia de lectura.

Empiezo por la cantidad de libros leídos en el año, al día de hoy: 61. Es una cifra un poco baja, no mucho, con respecto a años anteriores; sin embargo, estoy seguro que los libros que pasaron por mis manos, tuvieron un porcentaje de mayor calidad este año comparado al año anterior.

Por primera vez me di a la tarea de leer varios libros (novelas cortas para no destruirme la vista) en formato digital, buenas obras como Cementerio de tordos de Sergio Pitol, Cerrazón sobre Nicomaco de Efrén Hernández, Dama de corazones de Xavier Villaurrutia o Novela como nube de Gilberto Owen, entre otras (obras que se pueden leer de forma gratuita en el siguiente enlace: http://www.lanovelacorta.com/index.php?option=com_content&view=article&id=88&Itemid=131). Mi experiencia con esta nueva manera de leer me deja con un mal sabor de boca. Es la sensación de no estar leyendo un libro, y es porque en realidad lo que se lee no es un libro, al pasar a formato digital deja de ser el objeto-libro para ser un texto en una pantalla. Y no es un desprecio ni mucho menos al formato digital, no es para nada un menosprecio expresado desde una visión romántica, sino por el hecho de no sentir la obra, no poder tocarla; con el formato digital se pierde la obra, es como si nunca hubiese estado ahí aun al finalizar su lectura. Siento realmente que las obras mencionadas las hubiese disfrutado más en su forma objeto-libro.

También, debo confesar que hay libros que arrastro desde el 2012 como Porque parece mentira, la verdad nunca se sabe de Daniel Sada, lo leo cada cierto tiempo, porque es difícil leerlo de corrido; es decir, es una gran obra pero pareciese como si el mismo libro te exigiera una lectura lentificada, como negándose a la inevitable realidad de terminar (cosa contraria que sucede con la obra Albedrío del mismo autor, ésta se va como agua). O el Ulises de Joyce, aunque con éste tengo un problema directamente con el autor: me aburre profundamente. Antes de tener en mi biblioteca su más grande obra, Ulises, intenté con Retrato del artista adolecente y de igual manera no lo terminé, aunque sé y soy consciente de que la obra de este autor es de gran valía para la literatura universal.
(¡Ah!, también siempre caigo, en algún punto del año, en la fatalidad de comprar el libro del que todo el “mundo” habla, el de moda, el que será bestseller, no por calidad sino por el aparato propagandístico que lo rodea, consecuencia dada por la obtención de un premio. No hay explicación para gastar casi 300 pesos mexicanos en el desdichado libro, sino el de mi masoquismo y porque claro, soy de los curiosos, el más. Así, compré  La invención del amor…).
Pero basta de cháchara y pasemos a las lecturas que más disfruté en el año.
Primero, los cinco tomos de Cartas de Julio Cortázar que van desde 1937 a 1984 -quien haya leído una carta de Julio Cortázar sabrá que cada una de ella es una obra en sí misma, por ello vale la pena leerlas, por lo menos, los primeros tres tomos, me parece que los dos restantes son para un lector completamente entregado a la obra del autor. Otro libro que es imprescindible para un seguidor de Cortázar es Clases de literatura, clases impartidas en la universidad de Berkeley, California, en el año de 1980 (obras editadas por Alfaguara).
Otra obra inmensa que disfruté como pocas -de esas obras que tienen tal magnitud que invitan al escritor a dejar de escribir, para mejor dedicarse a otra cosa porque piensas que ya lo mejor se ha escrito, y seguir escribiendo no sería más que rebuznar (como diría el poeta Mario Islasáinz)-, fue la obra de Elena Garro: Los recuerdos del porvenir, obra que cumplió este año 2013 su 50 aniversario.

Otros libros que disfruté este año fueron sin duda La torre y el jardín de Alberto Chimal, El karma de vivir al norte de Carlos Velázquez, Cambios de Mo Yan, Se busca una mujer de Charles Bukowski, Dinero para la cultura de Gabriel Zaid, Acapulco Golden de Jeremías Marquines. Inquisiciones de Jorge Luis Borges, El paraíso imperfecto de Augusto Monterroso, El cómplice, el perseguidor, arte y poética en Julio Cortázar de Omar Espinosa Cisneros. Libros sobre arte completaron este gran año en materia de lectura. Claro, también hubo libros con los que me sentí estafado, por fortuna fueron un par, pero no vale la pena ni mencionarlos.
Por cierto, las editoriales que encontré con un mayor cuidado en sus ediciones fueron las de Anagrama, Tusquets, Océano, Joaquín Mortiz y Sexto Piso.


En fin, son solo unos cuantos libros que me parecen no pueden faltar en la biblioteca del que me digan. Son grandes obras que hicieron que valiera la pena el año como lector. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles