Ir al contenido principal

¡Ya está aquí Monolito XXII!

Monolito XXII

Iniciamos el año con esta vigesimosegunda edición. Este 2016 es para nosotros muy importante ya que estaremos festejando nuestros cuatro años de vida en mayo próximo, y con ello, esperamos ampliar, aún más, nuestros contenidos; así como la apertura de un espacio (como lo hemos venido haciendo desde hace un par de años) para que se pueda sumar otro integrante más al equipo, vía convocatoria que anunciaremos en redes sociales.

Monolito XXII no viene solo ya que viene cargado de los productos monolíticos que podrás encontrar anunciados en estas páginas. Con el fin de estar más cerca de ustedes nuestros lectores, decidimos sacar artículos que podríamos llamar artesanales, únicos y originales. Dentro de ellos hay tazas de cerámica blancas con fondo negro, al igual que tazas mágicas donde, de manera lentificada, al agregársele agua caliente, irá apareciendo poco a poco el logo del Monolito; vasos de aluminio, cilindros de aluminio de medio litro y libretas (que saldrán más adelante), son los productos con los que damos comienzo a esta nueva etapa de la revista.

Todo esto con el fin de mantener la revista a flote, dado que nosotros no recurrimos a ningún tipo de apoyo económico gubernamental ni privado para seguir activos. Con la compra de tales productos, podremos ofrecerles una mejor plataforma, no solo a los autores, sino a ustedes nuestros lectores.

Síguenos en nuestras redes sociales para obtener mayor información sobre nuestros productos disponibles -iremos dando mayores detalles con respecto a cómo conseguirlos, así como el precio de éstos.

También, para aquellos que quieran tener nuestros artículos en sus librerías, cafeterías y demás negocios, pueden escribirnos a nuestro correo o bien, dejando un mensaje en cualquiera de nuestras redes sociales (les contestaremos a la mayor brevedad posible).

Qué vas a encontrar en nuestra nueva edición:

Obra en portada Tras del cristal del féretro  (mixta/tela 40x40cm) por Gabriela Tolentino.

Ensayos: “Problemas de autoría” por Nadia Villafuerte, “El escritor y su público” por Daniel Zetina, “El pensamiento destronado: exilio mexicano de las letras españolas” por Salomé Guadalupe Ingelmo y “El impresionismo literario y la epifanía joyceana, en Jesús Gardea Rocha” por José Luis Domínguez (págs. 5 a 32).

Reseña literaria: “XX años de Ediciones Eternos Malabares, editorial en resistencia” por JD Victoria y “Ciudad de México de José Manuel Cuéllar Moreno” por Ignasi Mena Ribas (págs. 33 a 41).

Crónica: “Los invisibles” por Abraham García Alvarado, “Los amorosos del 380” por Brenda Garza y “Don papelerito, crónicas del barrio de Mezquitán” por Reyna Hernández Haro (págs. 42 a 50).

Micro teatro: “Frida, Frida” por Jorge Dávila Vázquez (págs. 52 a 56).

Relatos: José Ángel Leyva, Eric Rivera Martínez, Anselmo Guarneros, Edgar Kyot, Gerardo Miguel Ugalde Luján y Mónica Soto Icaza (págs. 58 a 77).

Minificciones: Atilano Sevillano y Salomé Guadalupe Ingelmo (págs. 81 a 84).

Poemas: Ricardo Venegas, Omar Ortega Lozada, Mónica Gameros, Ángel Augusto Uicab, Michelle Rincón, Venus Ixchel Mejía, Edward Ricardo Triana Galindo, Marcos Rodríguez Leija, Ángel Fuentes Balam, Omar Garzón Pinto, Maricela Ruíz Díaz, Jonay Castro Casañas y Macarena Trigo (págs. 93 a 120).

Obra plástica: Gabriela Tolentino (puedes encontrar su obra intercalada con los relatos, págs. 57 a 79), Ezequiel Guido (págs. 85 a 91) y Fernanda Pasten (págs.121 a 126).

Texto “Arte joven: Ilan Dana, la Galería y más allá de la Galería”, más entrevista con Ilan Dana  por Ernesto Zavala (págs. 127 a 131).

Serie fotográfica “Realidades invisibles” por Joan G. Celda (págs. 132 a 138).

Da clic en el siguiente enlace para ir al número:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …