Ir al contenido principal

Ya está aquí el Monolito XVI



Da clic en el siguiente enlace para ir al número:


Abrimos este año con nuestro decimosexto número. 126 páginas de literatura y arte. El compromiso con nuestros lectores se mantiene: ofrecerles textos, obra plástica y fotografía de gran calidad de autores y artistas no solo de México sino de Latinoamérica. 

Qué encontrarás en el Monolito XVI:

Obra en portada: No see evil (105 x 80 cm/óleo sobre madera) por la artista nacida en Brno, República Checa, Lenka Klobasova.

Ensayo: “Un discontinuo común” por Ernesto Lumbreras.
Ensayo: “¿Quién es esa fumadora? por José E. Perea Saguilán.

Reseñas literarias: “La hierofanía poética de meter los dedos en la llama, presentación de la antología poética Los dedos en la llama de José Luis Domínguez” por Reneé Acosta y “Notas sobre una lectura de Memorial de Juan Eduardo Esquivel” por Ester Hernández Palacios.

El reportaje “Sophie Calle y la intimidad de una ruptura” por Claudia Cárthaigh.

Entrevista con el poeta y periodista cultural Ricardo Venegas.

Relatos: Mario Islasáinz, Moisés García Hernández, Angelo Negrón Falcón, Nora Coria, Claudia Yaneth Aguilar Herrera, Angélica Morales y Jorge Jaramillo Villarruel. 

Minificciones: Jorge Guerrero de la Torre y Mariana Cabrera Hernández.

Poetas incluidos en esta edición: Mónica Braun, Ricardo Venegas, Yamilet Fajardo, Marcos Merino Hernández, Daniel Medina Rosado, Krishna Naranjo Zavala, María Victoria Fabre, Michael Benítez Ortiz, Ángeles Dimas, Ricardo A. Vega, Obed Ruíz, Sandrah Mendoza. 

Obra plástica por Lenka Klobasova y Adrián Sánchez Oropeza.

Ilustraciones por Gustavo Santiago.

Serie fotográfica Vives solo, mueres solo por Daniel Murillo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …