Ir al contenido principal

De cierto lugar en un instante



La estancia llena de cotidianidad, incorruptible, de no querer moverse ni un poco; la luz señalando apenas una parte del interior de la estancia, el resto permanece bajo una sombra clara. Lo concreto está en las paredes frías y en la imposibilidad de moverlas para poder salir. Las sillas estaban allí y estarían siempre siendo sillas en ese mismo lugar; la mesa, con sus frutas de plástico en su centro, anuncia la petrificación. Las cortinas tienen un aspecto de tener ya mucho tiempo, el polvo es notorio, algunos hilos se presentan tímidamente en las orillas; esas telas no se recorrerán jamás. El metal es la puerta de entrada, su ruido al cerrarse es un martilleo de muerte, de infierno, de angustia. Afuera de la habitación hay un jardín: flores, frutos y su fauna confluyen discretamente ante mí, a su vez, parecen apagadas: es la sensación de un primer instante, del tiempo absoluto: la vida, y pienso que es un eterno estar -capturado, enmarcado-, el ocupar simplemente un espacio, y me retraigo, porque el impacto con lo real es tan grande y severo que me ciega. Decido entonces vivir dentro de mí, con el peligro de perderme en el laberinto de ideas que nunca llegan a nada. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …