Ir al contenido principal

Belleza

Así como Miguel Ángel vio encerrado en el mármol al imponente David, de la misma forma veo en ella, algo mucho más bello e increíble, algo fuera de toda proporción que se escapa a mi entendimiento. Ahí está. La veo desde la pasividad del manto blanco que la cubre. Recostada sobre los mosaicos de mi estudio, se presiente su verdadera forma. Ahí está. Y es que no puede ser de otra manera, no hay otra forma de encontrarla sino tentándola, sin ser obsceno, simplemente tocar la fría cáscara que la contiene. La extendida piel no me deja verla como yo quiero. No la deja: la guarda en el anonimato y sólo me muestra su exterior que ha sido tan horrorosa, tan humana; pero la sé infinitamente más bella. Lo creo, porque Miguel Ángel y el mármol y entonces… Descubrirla más allá de su fealdad. Mira cómo te busco, Emmanuelle. Mírate en tu silencio que es tan natural y me conmueve. Te pongo un trapo mojado en la frente, lo aprieto, para ver cómo escurre el bautismo –había que encontrar una conexión entre ambos, aunque desconozca los poderes del rito—. Deja que se adentre el agua en ti, por las orillas de tus ojos completamente abiertos. Más abajo, el agua acaricia tus pechos. Déjate recorrer por completo. Sí, como un baño, como un renacer que se hace necesario. Ahí está.

¿Dime qué ves, Emmanuelle? ¿Cómo se ve todo desde adentro? Debe ser magnifico. Recostado sobre tus pechos inmóviles intento escuchar tu sirena-voz. Ahí está. Son voces que se vuelven cantos que se vuelven una calma y una plenitud…

Y entonces la noche y el primer corte a la manera de un cirujano. Su piel se abre en un canal que no deja lugar al cierre. No te preocupes, Emmanuelle, no es más que carne –¿recuerdas cuánto miedo te daba la carne? ¿Cuánto cristianismo te rondaba?—, no es más que lo que ya no eres, no son más que huesos sobre otros que se vuelven los mismos otros huesos. No te asustes con el crujido de tus costillas al romperse. No te harás polvo, te lo prometo. Ahí está. “Cada bloque de piedra tiene una estatua en su interior y es tarea del escultor descubrirla” dijo Miguel Ángel, pero yo estoy tan lejos de ser un artista, Emmanuelle. Ayúdame, así como yo te ayudé a morir. Ayúdame a encontrarte. Guíame. Te dejo mis manos. Hállate. “Aquí estoy”, y lo dijo como quien se sabe más allá de las cosas, de las interrogantes, de las dudas, de cualquier paraíso.

Entonces, en algún punto, su mano —y yo creí su voz y su certeza—. Más que mano era una nada, una iluminación… Me liberó de la tumba de la carne. Yo tuve que empujarla a hacerlo, y no me he equivocado: No te fallé Emmanuelle. Tu resistencia a morir era una simple reacción natural al miedo a lo desconocido, pero yo te he liberado, así como ahora lo has hecho conmigo.

El antes nos pesaba tanto que nos fuimos lejos; apenas presintiéndonos, allá, donde nada puede encontrarse, ni siquiera nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles