Ir al contenido principal

Ya está aquí el Monolito XIX



Da clic en el enlace para ir al número:

Obra en portada: Los novios (tinta sobre papel, 30 x 28 cm, 2014) por Marco Zamudio (México D.F. 1973.  Es licenciado en Artes Visuales por la Escuela Nacional de Artes Plásticas, San Carlos en 1995. Caracterizado por su afán en rescatar la pintura realista. Marco Zamudio obtuvo en 2006 el primer lugar en el concurso de Pintura Sacra: El Evangelio según San Lucas, organizado por el Instituto Manuel Toussaint, Centro Ecuménico para la Conservación y Promoción del Patrimonio Artístico. Ha colaborado en la ambientación y museografía de la exposición ‘Visiones de Estados Unidos: Realismo Urbano’ del MOMA (Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York); el ‘Autorretrato en México años 90’, en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México).

Entrevista con la poeta y ensayista mexicana Malva Flores:

Nos guste o no; lo creamos o no, los distintos poetas pertenecemos a alguna tradición. Creer que uno es el principio del mundo, que nuestra forma de escribir y la de nuestros amigos es única y es la primera, también es una forma tradicional de ejercer el papel del poeta: siempre ha sido así y basta con revisar la historia de la literatura para advertirlo (los prólogos de cualquier antología son una buena muestra). Págs. 122 a 127.

Ensayos: “Arte poética: la muerte del padre y el nacimiento del escritor” por Asmara Gay. “Don Quijote, el extemporáneo que más necesita nuestro tiempo” por Adán Luna. “Contra la contrapoética de Heriberto Yépez” por José Luis Domínguez. Págs. 4 a 20.
Dramaturgia: Sobre la obra Las tres redenciones de Eva y entrevista con el director Andrés Castuera-Micher por Claudia Cárthaigh. Además, se acompaña la entrevista con textos por parte de C. Cárthaigh con relación a otros dos libros del autor. Págs. 22 a 29.

Reseñas literarias: “Lló-viéndote de Mario Islasáinz” por Saúl Ordoñez a propósito del nuevo libro del poeta Mario Islasáinz editado por Diablura Ediciones, y “Preguntar en el país sin respuestas ¿Sabes algo de Mariana?”, de Andrés Castuera-Micher por Mónica Soto Icaza. Págs. 30 a 34.

En el apartado de crónica, Abraham García Alvarado, nos presenta “El mariachi que desapareció de Staten Island”. Págs. 35 a 38.

Relatos: Fernando Herrera García, Ángel Gaona, Mario Sánchez Carbajal, Miguel Rodríguez Otero, Juan Carlos Domínguez, Giovanni Barletti, Gabriela Quintana Ayala, Fannie Ramos. Págs. 40 a 65.

Minificciones: Fabiola Morales Gasca y Marcia Ramos. Págs. 69 a 70. 

El poeta mexicano Ricardo Yáñez abre nuestra sección de poesía con un poema imperdible extraído de su obra reunida Desandar. Págs. 79 a 80.

Poetas incluidos en el número: Isabel Guerrero, Takeshi Edmundo López, Ezequiel Carlos Campos, Rita Guzmán Arias, Wilberth Alejandro Rejón Huchin, María Palitachi, Daniel Medina Rosado, Frizia Guerrero, Rocío L’ Amar, Monserrat Acuña, Juan Flores G., Roxana Elvridge-Thomas, Guillermo Hidalgo, Ernesto Adair Zepeda Villareal, Malena Martinic Magan. Págs. 81 a 114.

Obra plástica por Marco Zamudio (págs. 39 a 68), Pauline Le Roy (págs. 71 a 78) y Pericacho (págs. 115 a 121).
Ilustraciones por Fernanda Pastén. Págs. 128 a 133.
Serie fotográfica por Eunice Arely Lomelín. Págs. 134 a 138.

Da clic en el siguiente enlace para ir al número: http://issuu.com/juanmireles/docs/monolito_xix


Redes sociales:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar