Ir al contenido principal

Vi a una mujer desnuda



Ella me pregunta por la verdadera desnudez, en un día cualquiera, sobre una cama cualquiera…

Pienso que la verdadera desnudez está lejos del cuerpo -yo, apenas, afirmo-, y empiezo a hablar de símbolos y de signos, de cuerpos y sensaciones, de espacios...


Sus espacios abiertos, son poros, por donde van todas mis esencias, las más profundas, las más sensibles.


Es un hecho: a la palabra desnudez la confunde el cuerpo: cierto, no es en todo caso culpa de la palabra, sino del sentido: al sentido lo confunde el cuerpo. No: tu cuerpo desnudo es la máscara que hace que se equivoque el deseo. ¿Cuántas veces confundiste el impulso animal sexual, con el más alto grado de manifestación del amor? Hay fuera del cuerpo, otra cosa que tantos ojos no han visto, porque aquello, es imposible de ver. 


La profundidad de tu desnudez, la exterioridad más sublime de tu desnudez, está en tus gemidos, en tu cara desfigurada por cada uno de los signos que entran en ti, en cada una de mis caricias sobre tu cuerpo –tu éxtasis-, en las palabras ahogadas por el placer que dices sin apenas mover los labios, con tus uñas rasgando mi espalda: conjunción de ambas poéticas. 


Tu intimidad expuesta descansa en la extensión de tu orgasmo, allí, en esa comunión de elementos sensibles, puedo verte como yo quiero, mas ahí también, muchos te han visto como nunca quise, aun sin conocerte, que te vieran.


No es tu pasado, es porque tú conjuntas los tiempos.

No es machismo, es amor. 


En este tu descanso más claro y suave, me has dicho como aquella que lo ha vivido todo, con tus mejillas rosadas palpitantes, con tus labios húmedos, y con una gota de mi sudor cayendo por en medio de tus pechos, que yo he visto el resplandor de tu desnudez como ningún otro, que aquellos, no saben que te vieron completamente desnuda.


Y eso, amor, es suficiente, para olvidar por un momento, a mis fantasmas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

Alguna vez frente al mar

Algún cadáver