Ir al contenido principal

Extracto de una carta para un cajón

Era sonreírnos infinitas veces. Nos veíamos como dos niños jugando a no separarse, a base de estar dibujándose sonrisas en el rostro. Desde la inocencia nos reclamábamos cada tanto tiempo, de hecho, cada minuto. Era una cuestión natural las sonrisas en nosotros, casi al primer momento, y es porque de inicio las caras eran un lienzo vacío pero que al paso de las palabras y de las horas —sin saber en qué momento exactamente, nos fuimos llenando de nosotros— y lanzamos la primera sonrisa que se alargó una vida que me pareció entera. Había que sonreírnos en un llanto apagado cuando las cosas no salían como tú o yo pensábamos –y fue porque en un tiempo creímos que todo era posible y realizable—, porque en los pequeños detalles yacía el desdibujo de nuestras caras. Por tanto tiempo luchamos para que las sonrisas no se borraran nunca, una especie de creencia infantil, de cuento o fantasía que se le dice a un niño que necesita de palabras que lo reconforten. Así, se nos fueron los meses y los años, en el constante rehacer sonrisas. A veces, yo te las pintaba en tu cara, y otras más hacías lo propio en la mía. Fue por mucho tiempo una acción altruista, sensible, empujada por un amor que fue lo más sincero y profundo que pudimos.
Dijimos no haber ni una gota de arrepentimiento, dijimos que habría veces que desde lo profundo del alma saldrían las fervorosas ganas por salir corriendo a buscar esas sonrisas que ya ocupan solamente un espacio de tiempo en la infinitud. Nos advertimos que por más impulsos que tuviésemos por hablarnos, no lo haríamos, pues aquello supondría un dolor doble: saber que nuestro regreso era imposible, y al colgar el teléfono, regodearnos en la tragedia de lo que dejamos de hacer, y esto sería inhumano e incluso enfermizo. Por eso, hoy que tengo colgada de mí a la ansiedad por buscarte, tocarte, sonreírte aunque no me vieses y decirte todo lo que quieres que te diga pero no diré porque seguramente me quedaría mudo al escucharte como siempre me pasa, te escribo esta carta, como si nuestro amor fuese de tiempo antiguo, como si lo nuestro fuera un fragmento de mis memorias que escribo a los 70 años, no, la escribo porque sé que de esta forma no sabré adónde enviarla –¿a qué dirección después de tantos años?—, así, puedo guardarla junto a las otras que sufren por hacerse espacios, ésas que al igual que esta carta, no leerás nunca.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles