Ir al contenido principal

La espera


Los grises de la sala de espera. El sol muriéndose en los cristales ahumados -la frialdad del espacio-. A la distancia un jardín de verdes opacos, se asoma, quiere no ver, el vacío. Las teclas machacadas. Un timbre. Otro. El teléfono a veces suena, ya no como antes, ahora cada tanto y es un sonido que irrumpe como desde cierta distancia que lo salva.

Aquí todos morimos junto con los pasos que resuenan en el pasillo de arriba y el del otro piso y el del otro. Las oficinas son puertas sin nombres que guardan rumores, murmullos que significan, dicen, el progreso, la modernidad. La espera a la nada y la luz amarillenta sin vida nos alcanza. 
Oscurece. Ya pronto será hora de irse y la recepcionista solitaria lo intuye de tal manera que se prepara para el fin de otro día que tampoco habrá significado gran cosa. La radio despierta y lanza canciones en español, decadentes, tal vez melódicas en otro contexto, con menos ausencias, pero aquí, en este lobby, es una música ensimismada.  

De pronto entiendo que lo distinto se da en otro lado, más vivo.

Sí, esto es irse muriendo. En este sillón terminaré mis días -esa decadencia- si Alma no se apresura a bajar las escaleras que doblan y se pierden en un infinito gélido. 

Sólo había que acompañarla a una cita de trabajo... Esperarla un tiempo razonable. No era tan difícil. No implicaba riesgos y sin embargo, estoy a nada de terminarlo todo, aquí, en esta consecuencia, en este aviso de la derrota.

Baja ya o me quedo seco, chupado, sin agua, como una momia. Sí, ¡quedaré momificado! 
Cada cierto tiempo se escuchan pasos bajando por la escalera pero nadie baja: son fantasmas: esa simulación burlona.

La razón casi perdida. El anuncio de la locura.

Pasadas muchas horas, imagino que bajas la escalera y me tomas de la mano, para irnos. Pero nada pasa. No bajas, nadie baja, y esa radio deprimente y esa secretaria disecada -¡se ha muerto ya!- y esa luz anochecida: ese delirio...

No sé, tal vez estar muriendo es no escuchar nada claro, no escuchar mi propia voz, no escuchar los pasos de Alma bajando por la escalera, yéndose.


Comentarios

  1. ¡Alucinante! ¡Qué bien narrada esa agonía del que va camino a la locura, pisando los últimos tramos de una endeble cordura! Unb abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El pensamiento mexicano del siglo XIX al XXI

El pensamiento mexicano es muy difícil de entender. Y para empezar la travesía, inicio en 1810 año en el que Miguel Hidalgo se levanta en armas en contra de los españoles. Tomando como estandarte la imagen de la Virgen de Guadalupe para atraer a mucho más gente, y al grito de “¡Cojan, hijos, que todo es suyo!”–Grito que se da en el “saqueo de haciendas y casas de gachupines” (1)-, Hidalgo da inicio a la revolución de independencia el 16 de septiembre de 1810 en Dolores. Al finalizar el movimiento independentista, culminado por Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, el país no deja de luchar contra si mismo y contra los invasores extranjeros –Estados Unidos en 1846, Francia en 1839 y en 1862-. El siglo XIX en México es la historia de una sociedad aquejada por las guerras intestinas: luchas de raza, por igualdad pero sobre todo de carácter religioso. Época de héroes que, el mismo pueblo mexicano, creaba y adoraba; con esa misma fuerza los enterraba no sin antes zaherir y socavar su histo…

La violencia como producto de la sociedad (ensayo leído en el encuentro)

La violencia en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos: de todo lo que hemos dejado de hacer en conjunto por el bien y mejoramiento de nuestra sociedad. La historia de México se ha vivido en un marco de violencia desde antes de la conquista hasta nuestros días: somos un país que está aprendiendo a vivir en libertad. No debemos olvidar que somos una nación muy joven con poco más de 200 años de ser una nación independiente. No podemos esperar estar en niveles de calidad de vida comparables con naciones como lo son las llamadas de primer mundo, pues ellos son el resultado de su vasta historia, en las que ya cometieron sus propios errores y de ellos aprendieron. Ahora nos toca aprender de los nuestros. Hay que tomar en cuenta que el ejercicio y aplicación de nuestras libertades las hemos podido ejercer apenas hace muy pocos años y es por está razón que muchos no saben qué hacer con esa libertad: para ser libres hay que saber serlo.
Es palpable la violencia dantesca que estamos sufri…

Nace un nuevo sello editorial: Capítulo Siete

Amigos, les comparto con mucho gusto este nuevo proyecto editorial que me honra dirigir y que nace de la mano conjunta de los poetas y editores Cristina Arreola Márquez (encargada de la dirección editorial), Mario Islasáinz, al igual que un grupo más de profesionales.
Capítulo Siete es un proyecto que hemos estado trabajando desde hace varios meses.
La fecha de lanzamiento será en febrero de 2018 junto con nuestro sitio web, pero nuestras redes sociales estarán activas a partir de enero.
Capítulo Siete es un proyecto hermano de Revista Monolito; es decir, seguirá funcionando con normalidad pero de manera independiente al sello editorial, aunque trabajando en colaboración en lo que respecta a la difusión por parte de ambos proyectos.
Les agradezco mucho la confianza que han tenido en nuestro trabajo desde hace ya 6 años que iniciamos con la revista, y les pido la extiendan a Capítulo Siete.


Pasen la voz.
Febrero 2018.


Juan Mireles