Ir al contenido principal

De distancias

Varios hombres salieron de su tierra natal, buscaban un destino mejor; mejor que su realidad preestablecida, más por su estancamiento que de generación en generación parecía perpetuo. Caminaron por días, semanas; atrás dejaron a sus familias, creían en que ni sus esposas ni sus hijos serían capaces de aguantar el viaje. Cada cuando caían en lapsos nostálgicos y volvían la mirada hacia atrás y, entre el paisaje, veían el relieve de su tierra –era como si esa imagen estuviese siempre ahí, que ningún paso adelante fuese capaz de alejarlos-. Mas seguían su camino motivados por  la visión formada en el fondo del horizonte, una silueta de pueblo o de nueva ciudad, que se alzó a los pocos días de haber dejado su tierra.


Con el paso de los meses y las fuerzas menguadas, en un caluroso mediodía, decidieron parar: no podían llegar a esa nueva tierra, parecía no acercarse a ellos ni ellos a ella: estaban a la misma distancia desde su aparición, así como la tierra dejada meses antes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …

Alguna vez frente al mar