Ir al contenido principal

Las cartas

Te escribo por necesidad. Para evitar el penoso suicidio avivado cada cuando al echar partes de olvido. Si pudieses ver cómo se alzan los cabellos del diablo. Tomé un poco de café, no para evitar dormir, pues soy amigo del insomnio, sino para sentir que puedo escribirte esta carta. Me embalsamo en alma de cigarrillo mientras escribo con esta temblorosa mano; la tinta se corre y las letras parecen no ser lo que deberían ser.

Ayer el perro por fin decidió irse de casa, ni adiós dijo, solo partió, posiblemente con la coqueta perra del vecino: vaya amantes. Quisiera poder hacer lo mismo, pero ¿con quién me iría?

¿Vendrás? ¿Algún día te tendré?

¿Qué esperarías qué hiciera para poder transformarte en la que espero? Lo siento, prometí no volver a presionarte. Pero apiádate de este que escribe.
Hace frío, este invierno  se presenta con altas notas. Compré un abrigo la última vez que salí, hace cien años, ya sé que puede parecer de risa que un abrigo pueda durar tanto, pero espero me creas, porque es cierto; no acostumbro mentirle a nadie, más que a mí.

Es hora de irme.

Esperaré tu llegada, pero debes saber que te escribiré tan pronto vea que no vienes.

P.D. Espero ansioso el día en el que pueda ponerte nombre y sepa entonces a dónde mandar todas las cartas.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …